¿Quién le enseñó a Duarte a ser cínico? ¡Pos Fidel apá!

Bestias
Javier Duarte de Ochoa y Fidel Herrera Beltrán Foto: Agencia FOTOVER
- en Avenida Principal, Carrusel

Y usted qué esperaba, que Fidel Herrera saliera a decir un mea culpa, que reconociera su criminal acción de vender la paz de los veracruzanos por unas decenas de millones de dólares. Y usted qué esperaba, que saliera Fidel Herrera a decir lo siento, que saliera a pedir a la historia que lo juzgara con misericordia; esperaba usted que Fidel saliera a explicar las razones por las que abrió la puerta para que masacraran a nuestros hijos, hijas, madres, padres, hermanos y vecinos.

Pero claro que no, Fidel Herrera, el padre putativo de todos estos cínicos que ahora son diputados y algunos presos, salió a decir que es inaudito, atroz e inconcebible que alguien lo vincule con la delincuencia. «Es inconcebible —dice el Tío de la corrupción— que se quiera embarrar o manchar un nombre y una entrega al servicio de Veracruz y de combate de todas las delincuencias con derivaciones de interpretaciones infundadas, es falso totalmente, es un asunto aclarado».

Pobre diablo, todavía cree que su verbilocuencia gastada puede convencer a alguien; pobre diablo, si el mismo ha dejado de verse en el espejo porque no soporta lo que éste refleja.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.