Frida Sofía; Televisa sabe cómo explotar la lástima de los demás. ¿No lo hace así con el Teletón?

La reportera Danielle Dithurbide cubriendo los trabajo en el Colegio Enrique Rébsamen en el caso Frida Sofía; Lucero, presentadora oficial del Teletón, abrazando un niño con capacidad diferente frente las cámaras FOTO: WEB

Nuevamente la televisión es protagonista en este sismo. Queda para la historia la crónica radiofónica de Jacobo Zabludovsky, horas y horas en las que un periodista fue los ojos, los oídos, el olfato de un país. Eso pretendieron ser los de Noticieros Televisa, quienes no interrumpieron la transmisión de noticias sobre el terremoto. Continuaron sacrificando sus programas “triple A”, sus telenovelas, sus programas de comedia. Ávidos de rating, los televisos vieron la oportunidad, muy temprano, en la tragedia ocurrida en la escuela Enrique Rébsamen.

Decenas de niños bajo los escombros, algunos maestros con ellos. Carlos Loret de Mola llamó al sitió el «centro emblemático del sismo» y tuvo a buena parte de la teleaudiencia pegados al televisor pendientes de lo que ahí ocurría. Y luego, ¡oh suerte! Se reportaba que se había tenido contacto con una niña, 12 años dijeron tenía, su nombre Frida Sofía. Le vieron mover la manita, le pasaron agua, la escucharon decir que con ella estaban otros niños, tres, cinco. Televisa explotó esa situación, lo sabe hacer muy bien.

Acaso no explota a los pequeños discapacitados en el Teletón; en esos promocionales que buscan escarbar en nuestra lástima para que salgamos corriendo a donar a la cuenta 9999 de Banamex. Pero se les revirtió al descubrirse que no había ninguna Frida Sofía, que todo fue un invento, una confusión, una alucinación. Televisa ya tenía poca credibilidad, con esto menos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.