Terrorismo

Violencia
Violencia en México FOTO: WEB
- en Opinión

Virginia Durán Campollo / Se debe considerar a los cárteles de la droga y la delincuencia organizada mexicana como terroristas y darles ese trato. Secuestros masivos, explosiones de autos, casas, tiendas, edificios. Calcinados, desmembrados, secuestrados, desaparecidos de manera inhumana. Bajo las armas de sujetos mejor preparados y armados que las autoridades. Esto no se puede aguantar más y menos permitir. Tenemos que exigir frenar estos escenarios de terror con lo que nos despertamos diariamente y que solo en palacio no se ven. Omitir la realidad con fines propagandísticos es un verdadero crimen. Atrás de los cientos de miles de mexicanos ultimados están familias que sufren, desesperan, angustian por la desaparición de sus seres queridos.

*** Con esta influencia los infractores menores cometen actos de vandalismo graves. Amenazando a la clase trabajadora y productiva de darles cuotas mensuales algunas imposibles de cumplir con las amenazas de quitarles la vida si no ceden. No hay paz en el país. Todos tienen un caso cercano. La economía se paraliza y las victimas sufren enfermedades graves con los impactos que no podrán ser atendidas en los hospitales públicos pues se encuentran limitados. Mujeres, hombres, ancianos, jóvenes, niños aniquilados por explosiones, disparos, armas poderosas.

*** El gobierno de MORENA es inhumano. Y que ya no vengan con el cuento cínico de que antes también había esto. Se quejan del pasado y nos llevan a un retroceso de decenas de años. Son lo que critican.

*** ¿Sí todos los días se reúne el equipo de seguridad y han destinado cientos de miles de millones para ello no hay resultados? Lo más triste es que el papel que juegan los militares, marinos y policías los ha disminuido ante los ojos de la Nación. Bandoleros de cuidado que ejecutan con precisión. Pagan cuotas a sus generales como los otros.

*** Y para las agruras

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *