El Bola 8 ya se siente gobernador. Dice que ganó la encuesta de Morena: “Ya somos ganadores de la Encuesta por nuestro trabajo. ¿Quién lo baja de su nube?

Bola
Éric Patrocinio Cisneros Burgos (Bola 8) FOTO: WEB
- en Carrusel, Opinión

Armando Ortiz / Esperemos que Eric Cisneros, el llamado Bola 8, tenga el valor de publicar en unos días un mensaje en sus redes que diga: “Me caí de la nube que andaba, como a 20 mil metros de altura”. Y es que el señor, en este momento, anda montado en su nube, pregonando que él resultó ganador de la encuesta de Morena para elegir al candidato que contenderá para la gubernatura en las elecciones de 2024. En su cuenta de Facebook el Bola 8 anota: “Este sábado, atendiendo actividades propias de mi partido, comprometido con sus ideales y principios, hicimos un análisis de coyuntura en el proceso de coordinación de la Defensa de la Transformación. Con la participación de los aspirantes a dirigir estos trabajos en las 9 entidades federativas, sostuvimos una reunión virtual con sus representantes de Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco y Yucatán, así como de la Ciudad de México, para abordar temas que fortalecen nuestra ideología política y lucha social. A las y los veracruzanos les digo: ya somos ganadores de la Encuesta, por nuestras convicciones, por nuestro trabajo y contacto permanente y porque hemos defendido nuestra identidad. Si a tu casa llega la #GanamosLaEncuesta”. Por supuesto, sueña el Bola 8, “sueña el rey que es rey, y vive/con este engaño mandando,/disponiendo y gobernando”, como le diría Calderón de la Barca.

Presidente, 8 mil despensas no alcanzan para un millón de damnificados. ¿Y por qué meten las donaciones de los mexicanos en cajas del gobierno?

Dicen los chairos trasnochados: ¿Y ustedes que hubieran hecho si les avisaban que el huracán pegaría tan fuerte con 9 horas de anticipación? Dicen los chairos trasnochados: Ya nuestro presidente está apoyando a los damnificados. El secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval declaró a los medios de comunicación 4 días después del desastre: “La repartición de despensas dio inicio y a la fecha se llevan distribuidas 8 mil 170 despensas y 16 mil 80 litros de agua en las colonias más afectadas. Estamos a la espera en coordinación con el gobierno del estado van a llegar 20 mil despensas en el transcurso del día y como vayan llegando se va a hacer la distribución”. 8 mil 170 despensas no alcanzan para un millón de damnificados. Por ello, muchas personas de los poblados afectados, pues no sólo fue Acapulco afectado, salieron a las carreteras a pedir ayuda. No tienen agua ni alimentos, la ayuda se está concentrando en Acapulco, pero ellos también son afectados. Ahora bien, la ayuda que se está juntando en los centros de acopio, ayuda de los ciudadanos, está siendo empacada en cajas con la leyenda del Gobierno de México, haciendo creer a los damnificados que esos víveres no es ayuda de los mexicanos, sino del gobierno del presidente López Obrador.

¡En serio! Manden servidores de la nación con cerebro conectado. Circula video del patético espectáculo que llevan a cabo con unas cubetas

De los servidores de la nación el mismo gobierno federal dice de manera poética: “Bajo el sol, la lluvia, sin descanso, recorren pueblos, cerros, caminos rurales y pequeñas veredas para acercar a la población más vulnerable lo que por derecho le corresponde”. Miles de servidores de la nación fueron mandados a Acapulco para ayudar en la limpieza y reconstrucción de la zona devastada por el huracán Otis. Plausible acción por parte del gobierno federal. Sólo una pequeña solicitud, ¿cuándo manden a los servidores de la nación a ayudar a Acapulco, asegúrense de que lleven conectado el cerebro? Circula video en redes sociales un video donde se ve a los servidores de la nación apoyando en una zona inundada. En el video se ve una hilera de servidores de la nación pasándose una cubeta de mano en mano, en medio de la inundación, con el agua hasta las pantorrillas. Es absurdo. Lo curioso es que nadie se dé cuenta de que todo su pinche trabajo es en vano. Primero, ese tipo de inundación se desazolva con una bomba. Claro, si no se tiene una bomba hay que hacerlo con las manos. Pero no de esa forma pendejos. Basta con 4 o 5 personas que estén en la parte final de la inundación, desazolvando con cubetas y arrojando el agua a un desagüe o a una calle donde el agua corra libre. Es inútil que se pasen la cubetita de mano en mano, pendejos. En redes sociales esos siervos de la nación son motivo de burla.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *