Revelan datos sobre José Ricardo “N”, el sujeto que raptó y violó a una menor de 9 años de edad. Era un hombre solitario y guardia de su colonia

Cautiva
Localizan a la menor de 9 años desaparecida en la Ciudad de México; un sujeto la contactó por medio de las redes y se la llevó a Nuevo León en donde la tuvo cautiva FOTO: WEB
- en Carrusel, LBPNoticias, Nacionales

La noticia de la niña de 9 años que fue raptada en la Ciudad de México y trasladada a Nuevo León por un sujeto identificado como José Ricardo “N”, ha generado indignación y preocupación en la ciudadanía. El hecho habla del descuido de los padres al permitir que los menores de edad naveguen en las redes sociales sin ninguna supervisión. En un inicio, cuando la Fiscalía General de la Ciudad de México y la Fiscalía de Nuevo León informaron la localización de la menor revelaron ciertos datos. Uno de estos datos fue la identidad del implicado y la manera como contactó a la niña. Sin embargo, quedaron pendientes algunos datos que no se dieron a conocer.

Las autoridades revelaron que la niña se encontró con el sujeto el 4 de septiembre en un punto de la colonia Pedregal de Santo Domingo, ubicada en la alcaldía Coyoacán. Luego de que la menor tuviera contacto con el sujeto fue llevada a la fuerza a Nuevo León, donde la mantuvo cautiva en un domicilio del municipio de El Carmen hasta que fue liberada.

Otro de los datos que se han dado a conocer son los relatos de los vecinos del detenido. Los vecinos de la colonia Privada Los Prados, en el municipio El Carmen, dijeron que José Ricardo trabajaba como guardia nocturno. Señalaron que José Ricardo les pedía 50 pesos semanales por sus servicios, para mantener vigilada la zona. Indicaron que era un sujeto solitario ya que se había separado de su esposa. Respecto a que mantuvo cautiva a una niña de 9 años en su domicilio relataron que nunca se lo imaginaron, pues era un hombre que no se metía en problemas con nadie.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *