¡Mancera es la clave!

Morena
Miguel Ángel Mancera FOTO: WEB
- en Opinión

Irineo Domínguez Méndez / Inicio este artículo citando al Doctor Eduardo Andrade quien, con su basto conocimiento ha publicado un artículo titulado “Oposición desvencijada”. El magistrado en retiro nos recuerda sus orígenes priístas, lamentándose de lo que queda del partido, al que califica de “cabús de ferrocarril”; significando que el PRI es “el último vagón de un tren de carga para uso de los tripulantes”. Aludo al Doctor Andrade porque llama la atención el medio donde fue publicado: en el diario “El Universal”, diario que, supuestamente, es contrario a las políticas practicadas por Amloco.

Hace unos días escribí que al PRD se lo chupó el PAN y que es ninguneado por sus aliados; añadiendo que perdieron todo pudor al aceptar ser títeres de una simulación. De manera similar y reconociendo que, con más exactitud, el Doctor Eduardo Andrade hace referencia a este partido y describe como un “humillante desprecio con que fueron hechos a un lado los dos aspirantes provenientes del PRD”.

En referencia a mi artículo, continúo percibiendo que fue Mancera quien “puso pauta” a la participación del PRD en el Frente Amplio. Desafortunadamente para él, su dirigente nacional lo utilizó para sacar raja política y “venderse más caro al panismo”; ni tardo ni perezoso, el Chucho Zambrano declaró que no será esquirol del partido Morena; prefiere serlo del PAN; sin hacer alusión a la inconformidad de Miguel Ángel Mancera.

En cuanto al artículo del Doctor Andrade, se lee en su introducción la descripción de un escenario nada alentador para la oposición. La “eliminación” de los aspirantes perredistas, dice, “revela las fisuras que marcan este anómalo intento opositor pues las verdaderas alianzas deben basarse en un amplio sector de principios compartidos”. En otras palabras, visualiza rompimientos muy posibles que pueden tener origen, no solo en la exclusión de figuras políticas de la talla de Mancera sino también en la ideología de partidos de centro-izquierda y la extrema derecha. No puede soslayarse que los aliados son “metidos en el mismo costal como conservadores”.

El Doctor siente pena por “ver al PRI de compañero de viaje de un panismo”, partido al que percibe “perderse en el populismo encarnado por una persona —cuyo género es ajeno a esta apreciación— con mínima experiencia, introducida a la política por los head-hunters foxianos, cuyos atributos electoralmente más atractivos parecen ser la vulgaridad del lenguaje, su desparpajo irrespetuoso, la chabacanería y la superficialidad”. Descripción, reitero, es muy exacta de la X Gálvez. Esperemos que el INE y el Tribunal Electoral Federal no lo sancionen o que sus compañeros de partido “defiendan” a la descrita tan acertadamente.

Eduardo Andrade manifiesta su tristeza por Beatriz Paredes y Enrique de la Madrid, al verlos “sometidos al capricho de una cúpula que en el fondo los desprecia, como se notó en las declaraciones recientes de Claudio X. González sobre los priistas, y que da la impresión de estarlos utilizando para aprovechar lo que queda del priismo en favor de un proyecto contrario a los valores históricos de ese partido, los cuales ahora están abanderados por el lopezobradorismo de Morena”.

Culmina su certero análisis respecto de la alianza opositora exponiendo que el PRI abandonó los valores fundamentales que pregonó y reconoce que Amloco los ha retomado. Pone al descubierto los intereses cupulares manifestando: “Por eso fue abandonado por el electorado y hoy da grima verlo colocado en el cabús de un ferrocarril (…), cuyos desvencijados vagones van endeblemente unidos solo por el engrudo del oportunismo, (…)”. Es la opinión de quien tiene una vida política de muchos años; de un priísta reconocido.

Por otro lado, y en el mismo contexto, observamos el silencio cobarde de muchos perredistas inconformes que prefieren resguardarse en la apatía y aceptan la alianza con el PRIANismo que es, efectivamente, contra natura. Aún tengo esperanza en la rebeldía de Mancera, quien pudiera fortalecer las fisuras de la alianza; sin importarle que “los chuchos” lo hayan traicionado. Él sabe que únicamente velan por sus intereses, previendo la pérdida de registro del partido. Ninguno de ellos “quedará fuera del presupuesto”; además, algunos necesitan del fuero; se presume que uno de ellos es “Alito”.

¿Qué partido pudiera cobijar a los perredistas y priístas rebeldes? Sí, solo el MC. El capital político que representan no puede ser “echado por la borda”, sino colocado en un partido que puede representar el verdadero contrapeso, sin alejarse de un proyecto progresista y Estado de bienestar. El grupo encabezado por Osorio Chong y algunos otros que renunciaron al PRI, por ahora parecen esperar los tiempos para participar más acertadamente; en cuanto reaparezcan lo harán “tirando golpes contra la dirigencia priísta y sus aliados”.

El dicho “dime con quien te juntas y te diré como eres” muestra una verdad incuestionable: los dirigentes del PRI y del PRD son señalados por propios y extraños como los responsables del hartazgo que los electores sienten por ellos. La desfachatez de Zambrano y Moreno es inmensurable.

Otro sí digo. – Pregunta: El gobernador ¿Hará lo mismo que Amloco si el OPLE solicita un presupuesto excesivo?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *