AMLO fuera de sí

AMLO
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / Apenas un par de días después de la marcha ciudadana en defensa del INE, López Obrador convocó a una “contramarcha” en favor de su dizque transformación en la Ciudad de México, donde asegura él mismo encabezará dicha marcha caminando del histórico Ángel de la Independencia al Zócalo de la capital del país, lógicamente a esta convocatoria se sumaron todos sus fanáticos, incluidos los miles de funcionarios públicos que han llegado al poder gracias básicamente a la “ola obradorista”, incluyendo de todo el país a Gobernadores, Senadores, Alcaldes, Diputados, Regidores, etc.

Esta convocatoria aunado a la inmensa cantidad de insultos y ofensas que durante días pasados estuvo lanzando en contra de no sólo los políticos de oposición, sino también contra los millones de ciudadanos apartidistas que marchamos a lo largo y ancho del país para defender la democracia electoral, no bajando a sus también gobernados de racistas, clasistas, hipócritas, aspiracioncitas, déspotas, ladinos, entre otros más descalificativos.

Tanto la convocatoria de la marcha oficialista, así como la inmensa cantidad de insultos son solo la muestra de que López Obrador está perdiendo sorprendentemente rápido la capacidad (si es que alguna vez la tuvo) de gobernar al país, perdiendo la compostura, los estribos y haciendo declaraciones, señalamientos e incluso difamando desde el poder presidencial a quien le viene en gana, como si en la Presidencia de la Republica no hubiera nadie que le asesorara o le aconsejará que a la vista pública está quedando como un intolerante y autoritario gobernante que no conoce más que el odio y el resentimiento como arma para atacar a todo aquel que no simpatice con su forma de gobernar.

La marcha del 13 de noviembre cimbró a la Cuarta Transformación, comenzando por su intocable líder, el cual fue el que más daño emocional y psicológico sufrió, a tal grado de convocar a una marcha pero ahora de su bando, como si se tratara de un competencia de niños que tienen que demostrar quien tiene el juguete más nuevo o caro.

De esa magnitud es el resentimiento político de AMLO, que actúa desesperadamente al darse cuenta que hay millones de mexicanos que simplemente no están de acuerdo con su gobierno y dispuestos incluso a salir a las calles para defender lo que él ha propuesto desaparecer.

El Presidente de México está tan lleno de coraje, resentimiento y odio, que dio la orden a todos sus subordinados del país para que se movilicen y ahora encabezar una marcha que terminará siendo pagada con recursos públicos con el único propósito de alimentar el ego de un populista, al más puro estilo de Echeverría y López Portillo en los años 70’s.

No cabe duda que el distinguido político, jurista y uno de los mentores de AMLO, Porfirio Muñoz Ledo, no se equivocó al señalar que cada día son más evidentes las graves perturbaciones psicológicas del Presidente de la Republica, las cuales vendrán en aumento de aquí al 2024, por lo que debemos estar preparados para ello.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.