Morena aparta a militantes y entrega poder a adversarios

Morena
Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) FOTO: WEB
- en Opinión
*Las gubernaturas las ha ganado con priistas y perredistas
*El PRI y PRD se estarían refundando en ese movimiento

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / ES CURIOSO observar como MoReNa y los morenos se solazan de que en tiempo record, ese partido ha logrado acumular 22 de las 32 gubernaturas del País, desplazando a PRI, PAN y PRD del control del mismo número de Estados, aunque lo que calla es que más de la mitad de los gobernadores que ahora detenta militaron en el PRI hasta por 35 años, como Américo Villareal Anaya, quien en 1983, a sus 25 años ingreso a las filas del Revolucionario Institucional desempeñándose como Secretario de Salud tamaulipeco, director del Hospital “Norberto Treviño Zapata” de 1998 a 2006, y de 2006 a 2010 como Subsecretario de Calidad de Atención Médica Hospitalaria. Ya para 2011 hasta 2016 ocupó el mismo puesto en el área de especialidad en la institución médica en la capital de Tamaulipas, pero en 2017 renunció al PRI cuando le negaron una postulación, siendo invitado por el entonces precandidato presidencial del Movimiento Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador a contender por la senaduría de Tamaulipas en 2018, la cual ganó y ejerció hasta que fue postulado a la Gubernatura de Tamaulipas que asumirá el 1 de Octubre. Otro caso reciente corresponde a Hidalgo, donde Julio Ramón Menchaca Salazar, actual titular del Poder Ejecutivo Estatal inició su militancia en el PRI en la década de 1980. De 1999 a 2004 fue magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo. De 2005 a 2008 fue diputado local del Congreso de esa Entidad. En 2005 fue aspirante a la candidatura del PRI a la gubernatura. En 2013 fue aspirante a la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos, y el 3 de Noviembre de 2015 renunció a su militancia en el Revolucionario Institucional. En las elecciones estatales de Hidalgo de 2016 se presentó como candidato independiente a la presidencia municipal de Pachuca de Soto, obteniendo solo el 8 por ciento de los votos emitidos. En 2017 fue invitado por Andrés Manuel López Obrador a ser miembro promotor del Movimiento Regeneración Nacional en Hidalgo, y en las elecciones federales de 2018 fue postulado por el Movimiento Regeneración Nacional como senador, y tras los comicios ocupó el cargo como senador de primera fórmula. Menchaca Salazar fue seleccionado como candidato a la Gubernatura por parte de Morena, resultando ganador de las elecciones estatales, asumiendo el cargo el pasado 5 de septiembre.

Y ESTO ocurre en tanto MoReNa y los morenos critican constantemente a los priistas y hasta los acusan de corruptos, sin menoscabo de que la mayoría de Gobernantes que ahora tienen son ex priistas renegados, y en ese tenor se encuentran los ahora morenistas David Monreal Ávila, gobernador de Zacatecas; Miguel Barbosa Huerta, de Puebla; Layda Sansores, de Campeche, Miguel Ángel Navarro, de Nayarit; Alfonso Durazo, de Sonora, y Lorena Cuéllar, de Tlaxcala entre otros, mientras que los Morenos que se la han jugado desde siempre con López Obrador han sido relegados, despreciados por las cúpulas, en tanto el Movimiento de Regeneración Nacional se sigue nutriendo de cascajos de otros institutos que aun logran ganar una elección por la popularidad que todavía conserva el Presidente gracias a las dádivas que reparte entre seguidores vía programas sociales, becas y otros beneficios que la gente no está dispuesta a perder.

PERO MORENA también se ha nutrido de ex perredistas luego de la “desbandada” de militantes y cuadros que se fueron a la primera fuerza política. El mismo Mario Delgado ha reconocido que a partir del 2018 llegaron políticos en busca de un cargo a Morena. Sea como fuera, lo peor es que muchos de los gobernadores ahora morenistas son verdaderos chapulines, gente sin escrúpulos que buscan el poder al precio que sea, saltando de un partido al otro y sin convicciones de ninguna especie. Tal es el caso de la gobernadora de Campeche, Layda Sansores San Roman, quien militó en el tricolor por 30 años. Después de 1996 a 2000 se fue al PRD; más tarde estuvo en Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) y PT hasta 2014, cuando llegó a Morena, lo que demuestra que la mandataria se cambia de ideología, si es que la tiene, como verdadero camaleón.

OTRO DE los gobernadores que ha saltado en varias ocasiones de partido en partido es el de Sonora, Alfonso Durazo Montaño, quien estuvo por 21 años en las filas del PRI. En ese instituto militó de 1978 a 1999, después, del 2000 al 2004 se fue al PAN, donde fungió como secretario particular del entonces presidente Vicente Fox. Posteriormente, estuvo en el PRD, luego en MC y hasta 2014 se unió a Morena. Igualmente, los mandatarios de Puebla, Miguel Barbosa, y de Zacatecas, David Monreal estuvieron en el PRI por 17 y 9 años, respectivamente, aunque llevan ya al menos 10 años con el proyecto de López Obrador, ya sea en el PRD o PT, y luego en Morena. También está el gobernador de Nayarit, Miguel Ángel Navarro. Él estuvo 29 años en el PRI, de 1976 a 2005. Durante esos años fue diputado federal. Después militó en el PRD y hasta 2014 llegó a Morena. En caso semejante está la gobernadora de Tlaxcala, Lorena Cuéllar, quien de 1992 a 2012 fue priista; es decir, estuvo 20 años en el PRI; en 2012 se pasó al PRD y en 2018 comenzó a militar en Morena. En una entrevista, la mandataria dijo que cambió de partido porque el tricolor no estaba a la altura de la gente, aunque más bien, no estaba a la altura de sus ambiciones.

ES CIERTO, en solo 4 años Morena arrebató 21 estados al PAN, PRI y PRD, pero la pregunta es: todos estos neo morenistas están convencidos del ideario político de López Obrador o solo decidieron cambiarse de playera para servir a sus intereses, como ya comienza a verse, amén de que varios de ellos han llegado al poder entre denuncias de presuntos nexos con el narco, como ocurrió con Américo Villarreal, de Tamaulipas, de quien se publicó, incluso, fotografías con un capo de aquel Estado. Por esa razón alguien se pregunta si MoReNa tiene algo que celebrar, cuando sigue conquistando el poder con hombres y mujeres sin formación política afín a López Obrador, y lo que es peor, tras recorrer varios partidos ambicionando cargos.

POR ELLO hay quienes dicen que el PRI se refunda en MoReNa, y un caso singular es el de Alejandro Moreno Cárdenas, a quien las circunstancias lo obligaron a inclinarse ante el Movimiento de Regeneración Nacional, y ahora está dispuesto a aceptar todo lo que le ordenen desde Palacio Nacional, por lo que no se descartaría que en el 2024, una vez perdida la posibilidad de ser candidato del PRI a la Presidencia aparezca como abanderado de MoReNa al Senado, que al fin y al cabo, en ese instituto todo le perdonan a los neomilitantes, como ha ocurrido con tantos casos donde los personajes enfrentan atroces denuncias, incluidas de abuso sexual y siguen como si nada. Así las cosas. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.