No se va Alejandro Moreno de la dirigencia nacional del PRI; a pesar de sus errores, su salida hubiera sido una mala señal

Alito
Alejandro (Alito) Moreno Cárdenas FOTO: WEB

La salida de Alejandro Moreno de la presidencia del PRI hubiera sido una mala señal por parte de la dirigencia de este partido; los carroñeros de Morena se hubieran ido de inmediato por los despojos de este partido que, a estas alturas, ya sólo presume pellejos. Alejandro Moreno, con todo y sus equivocaciones («a los periodistas hay que matarlos de hambre»), ha resistido los misiles que desde la presidencia de la República le han mandado. Porque si usted cree que la esperpéntica gobernadora de Campeche, Layda Sansores, es la artífice de los audios que ha revelado, es usted bastante ingenuo.

A “Alito” le están cobrando el no haberse puesto del lado de la reforma eléctrica de López Obrador. Tal vez por ello los expresidentes de este partido, así como los líderes legislativos, prefirieron que, a pesar de sus errores, Alejandro Moreno se quede en la presidencia del PRI.

El mismo “Alito” lo celebró de esta manera: «Estamos firmes y que nos va a ir muy bien, y la fortaleza del partido siempre será su unidad interna. Los adversarios del PRI están afuera». Algo tiene que hacer el PRI para que sus gobernadores en activo no sean cautivos de las extorsiones del gobierno de López Obrador, como ocurrió con Alejandro Murat y Omar Fayad, que le entregaron sus estados a Morena.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.