Emilio Lozoya ya se sentía libre. Juez lo deja en prisión por caso Odebrecht. Según el juez Lozoya no acreditó «no tener intenciones de fugarse»

Lozoya
Emilio Lozoya FOTO; WEB

Después de que un juez ordenara la libertad de Emilio Lozoya por el caso de Agronitrogenados, quedaba pendiente la prisión preventiva por el caso Odebrecht, en el que también está metido hasta el cuello. Al parecer Emilio Lozoya y su abogado Alejandro Rojas Pruneda iban muy optimistas, pues una vez que un juez le considerara digno de confianza para no escapar del país y seguir su proceso en libertad en México, esperaban que el juez José Artemio Zúñiga Mendoza le tuviera la misma confianza.

Sin embargo, el juez Zúñiga Mendoza determinó que Emilio Lozoya, quien había sido extraditado de España, donde se encontraba escondido, no pudo acreditar no tener intenciones de fugarse. Una vez que el juez mencionó que Lozoya no era digno de confianza, el acusado cambió por completo su semblante.

De haber brindado el beneficio de la libertad condicional, Lozoya hubiera dormido en casita con sus seres queridos, o quizá se hubiera ido al restaurante Hunan a comer un rico pato pequinés. Pero no, al parecer seguirá con la dieta del reclusorio y en mismo camastro de su celda.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.