José Manuel Pozos Castro, el fraude

Pozos
José Manuel Pozos Castro FOTO: WEB
- en Opinión

Claudia Guerrero Martínez / En el gobierno de los “honestos” en Veracruz, la usurpación de funciones es un deporte cotidiano por los presuntos austeros, quienes han sido protagonistas en nuestras entregas. Publicaciones en medios de comunicación han dado por menores de los engaños realizados por José Manuel Pozos Castro, actual alcalde electo por Tuxpan, quien después de haber operado la salida de Jorge Winckler Ortiz y con ello, presuntamente repetir en la Mesa Directiva, sus aliados le dieron la espalda, eligiendo a otro diputado y él quedarse en la banca.

Ahora, circula con singular alegría que José Manuel Pozos Castro pretende dar clases en una universidad privada con una posible cédula profesional falsa y presentado con múltiples profesiones.

José Manuel Pozos Castro, de contador en el C4, luego profesor de Telebachillerato en Mixtla de Altamirano y más tarde, Licenciado en Administración Pública. La pregunta obligada es ¿Cuál de todos será el título «bueno»?

Resulta que el flamante alcalde electo de Tuxpan, José Manuel Pozos Castro, está metido en mayores problemas legales, que superan la posibilidad de quedarse sin la alcaldía de Tuxpan, todo ello por falsear información de su domicilio, para acreditar su residencia, pues el flamante «Licenciado» mientras fungía como Titular del C4, cargo que presume lo ocupó a inicios de dicha dependencia y se ostentaba como “Contador Público”. En esa época, en el 2000, hubo un cuestionamiento público en el sentido del por qué no era un especialista en temas de seguridad o mínimo en Administración Pública o Derecho, para ocupar dicho cargo.  Todo eso durante la administración de Miguel Alemán Velasco. Ya para entonces se elegían a personas en puestos especializados que no cumplieran con el perfil para el cargo.

Posteriormente, Pozos Castro sostuvo tener estudios de «profesor» y tener capacidades de docente para poder acceder a una plaza de bachillerato en Mixtla de Altamirano. Volviéndose así un «formador» de la juventud veracruzana.

Fue hasta el 2018, que tramitó su Cédula Profesional como Licenciado en Ciencias Ocultas, perdón, en Ciencias Políticas, lo que resultaría incongruente con todos esos perfiles que ostentó tener, sin acreditar o que al menos en la información pública de la Dirección General de Profesiones pueda corroborarse. Y no hay prueba de ello.

Con su conducta, lo que sí acredita son delitos tipificados por el Código Penal, con consecuencias jurídicas como el delito de usurpación de profesiones, previsto en el Artículo 258, del Código Penal para el Estado de Veracruz, por lo que de asumir la presidencia municipal de Tuxpan, esto se ve muy difícil.  Sólo lo haría para que al día siguiente le diera chamba a la Comisión Instructora del Congreso del Estado de Veracruz para iniciar su desafuero, primera prueba de fuego para los flamantes diputados que se presumen ser imparciales y legalistas, si no es así, pues a crear la ley para los amigos, cuates, compadres o quien se ponga el color oficial y se tome fotos.

Por cierto, todo esto es muy fácil de comprobar y si resulta cierto que José Manuel Pozos Castro se ostenta como «Licenciado» y terminó el bachillerato en el año 2014 y que ahora en 2021, aprovechando que muchas universidades están trabajando a distancia, el alcalde electo de Tuxpan pretende ser académico universitario.

Otra gran pregunta es ¿con qué perfil se presentará a dar cátedra?

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *