Morena vs Yunes

Yunes
Los Yunes azules FOTO: WEB
- en Opinión

Salvador Muñoz / Al PRI no le pudieron arrebatar su joya en Orizaba. En el caso del PAN, los morenos tienen una esperanza de arrancarles el Puerto, aunque siendo sinceros, decir “PAN” pudiera ser un mal enfoque porque es claro que el asunto no es contra el panismo, sino contra una familia: los Yunes.

Hablamos pues de un padre y sus hijos contra un Sistema en el Poder.

Algo han de tener los Yunes que incomodan a quien detenta el Poder.

Ya ocurrió alguna vez con Miguel Alemán… ya ocurrió alguna vez con Fidel Herrera… ya ocurrió con Javier Duarte… ya hubiera sido mucho si don Miguel se hubiera peleado consigo mismo cuando Gobernador… ya ahora ocurre con Cuitláhuac y si me apuran con el Presidente, quien los identifica bien…

Después de estos párrafos de entrada no sé si usted pueda dimensionar el tamaño que los rivales dan a la familia Yunes para que desde el inicio de este siglo hasta nuestros días, se le pretenda aplastar, destruir, desaparecer del mapa político.

Al arribo de Morena al poder, la idea primaria era meter a un Yunes a la cárcel, pero el panorama ha cambiado ahora que, a tres años de detentar el poder, lo consolida y es posible que en el 2022, lo fortalezca.

¿Por qué cambiarlo? Porque van aprendiendo el juego del poder y hoy por hoy, desde las alturas de Morena se teje la trayectoria para reventar a los Yunes, platicada en cinco pasos:

Primero: La anulación de la elección municipal del Puerto. ¡Ojo! Si esto se da previo a la elección de dirigente estatal del PAN, mejor, aunque si esto no ocurre, entonces olvide los siguientes puntos.

Segundo: En caso de que se diera la anulación, ¿qué llevaría a esto? La percepción entre la militancia es que se estaría cantando una derrota anunciada para Tito; el Chapito ganaría la dirigencia.

Tercero: Con una elección extraordinaria, uno se tendría que preguntar si la alianza llevaría a la misma candidata bajo los riesgos consabidos. ¿Cuáles? Morena iría con todo, con todo el sistema, haría todo lo que fuera posible y necesario para ganar el Puerto, “haiga sido como haiga sido”, dijera el ínclito. Lo dejo a su imaginación.

Cuarto: Si bien, ya con la anulación de la elección, aunado a un “triunfo de estado” y teniendo como antecedente la “bajada” de candidato de Miguel Ángel Yunes Márquez antes de las elecciones, la dirigencia del PAN pudiera argumentar que si bien podría ser un mártir político Chiquiyunes, la idea para el 2024 es apostarle a un candidato ganador, lo que bien podría permitirle a Julen Rementería pararse el cuello.

Quinto: Con un “Triunfo de Estado” en el Puerto, ¿sabe qué sería lo primero que haría no sólo Ricardo Exsome sino todo Morena desde sus organismos autónomos, Gobierno del Estado y Federal? ¡Buscarle tres pies a Fernando!

Ahí se trataría de cumplir la intención primaria, no sólo de este Gobierno en el Poder, sino de otros.

Conste… lo pusimos acá… los Yunes en este siglo han sobrevivido a Alemán, Tío Fide, Javier Duarte… su prueba de fuego será Morena.

El escenario que sale de las altas esferas del Moreno Power no puede echarse en saco roto. Dijeran: el horno no está para bollos y con la forma de entender y hacer la política que el nuevo régimen tiene, anular la elección y derrotar a los Yunes, vendría a cristalizar el sueño que ni un Alemán, ni un Tío Fide, menos un Duarte, pudieron cumplir.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.