AMLO: cuando la perra es brava hasta a Esquivel muerde

Esquivel
Gerardo Esquivel FOTO: WEB
*Presidente: supergenio que rebate a expertos en economía
*También ofende a colaboradores que le llevan la contraria

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / ES INDISCUTIBLE que ser Presidente de México no te hace sabio por antonomasia, ni te convierte en todólogo capaz de contradecir y hasta ofender a quienes aportan razonamientos académicos que, por supuesto, contradicen posturas caprichosas o voluntariosas del titular del Ejecutivo que, sin respetar libertades, incluso, las emanadas de la ley, pretenden imponer criterios cual si se tratara de dictadores trasnochados. Tal es el caso del subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel (ex subsecretario de Hacienda propuesto por el propio AMLO, y de quien ahora el mandatario nacional critica que “ya se volvió ultra tecnócrata” por asegurar que no es posible tomar recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el pago de la deuda externa, algo que molestó al tabasqueño que no gusta de ser contradicho, aunque no le asista la razón, lo que demuestra aquel adagio que establece que, cuando la perra es brava, hasta a los de casa muerde. Y es que la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador de utilizar una partida aprobada recientemente por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el pago de deuda, sin ser para ello, ‘topó con pared’ en la forma de Gerardo Esquivel, uno de los subgobernadores que él nombró para el Banco de México, luego de que a principios de Agosto el organismo aprobó la asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG) equivalente a 650 mil millones de dólares, la más alta en la historia del fondo. “Van a otorgar créditos a tasas bajas por 650 mil millones de dólares. En el caso de México, le corresponden alrededor 12 mil millones de dólares. Nosotros podríamos utilizar esos recursos (…) para pagar deuda por anticipado. Eso también lo aclaro, porque nos importa que no nos aumente la deuda”, dijo AMLO, quien se estaba refiriendo a los Derechos Especiales de Giro (DEG), un activo de reserva internacional creado por el Fondo en 1969 para complementar las reservas de sus países miembros y apoyar el combate a las crisis.

A LA sugerencia respondió el subgobernador Esquivel que fue claro al respecto: “por ley, esa partida no se puede utilizar para pagar deuda. Los derechos especiales de giro (DEGs) no son una moneda, son un activo de reserva internacional, y en México, por mandato de ley, los activos de reserva internacional no se pueden usar para pagar deuda”, publicó en su cuenta de Twitter. También, otro experto como Carlos Capistran, director de economía de México y Canadá de Bank of America, refirió que, “actualmente, las reservas no se pueden usar directamente para pagar la deuda del gobierno. Si esa puerta está abierta, el Gobierno también podría utilizar todas las reservas y es posible que al mercado no le guste eso”, por lo que la mañana de este miércoles, cuando le preguntaron al mandatario de su propuesta de tomar una asignación de recursos que hará el FMI a fin de abonar a capital de la deuda externa del País, y de las críticas que esta opción ha provocado entre algunos economistas, incluso del sub gobernador del Banxico, Gerardo Esquivel, fiel a sus costumbre de ofender cuando se le lleva la contraria, aun cuando tardo 14 años en terminar la carrera de ciencias políticas y no de economía, López Obrador respondió que esos economistas están formados en escuelas en donde les enseñan a proteger a grupos de interés (siempre peleado con los ricos aunque sus hijos y familia ya formen parte de los nuevos ricos de México), como a financieros, y no al pueblo. “No saben del daño que causa la corrupción, esa materia no la llevan, ni les enseñan sobre la importancia de la economía moral; sólo les enseñan cómo hacer ganar a los de arriba más dinero y lo ven normal”, enfatizó un Presidente que debería atenderse ciertas fijaciones que lo van delineando con cierta tendencia hacia los gobernantes de Venezuela, Nicaragua y Cuba, incluso del derechista Jair Bolsonaro de Brasil. Y es que sin mediar “razonamientos”, paso por alto que Esquivel ha sido académico de la Universidad Nacional Autónoma de México y de El Colegio de México, consultor de organismos internacionales y articulista. Por ello sostiene en descargo que los recursos del FMI no son recursos líquidos, sino en Derechos Especiales de Giro (DEGs), una cuota de fondos potenciales que los países miembros pueden ejercer para sus reservas, si es que los necesitan.

EN EL capítulo IV de la Ley General de Deuda Pública publicada en el Diario Oficial de la Federación el 31 de Diciembre de 1976 y reformada el 9 de Abril de 2012 con vigencia hasta nuestros días, se establece con el título: De la Contratación de los Financiamientos del Gobierno Federal, artículo 17, que “El Ejecutivo Federal y sus dependencias sólo podrán contratar financiamientos a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Las Entidades mencionadas en las fracciones III a VI del artículo 1o. de esta Ley, sólo podrán contratar financiamientos externos con la autorización previa de la Secretaría de Hacienda y Crédito

Público. En cuanto a los financiamientos internos bastará con la aprobación de sus órganos de gobierno, procediéndose en los términos del artículo 6o. de este ordenamiento, mientras que el Artículo 18 señala que: los proyectos a cargo de las dependencias del Gobierno Federal que requieran financiamientos para su realización, “deberán producir los recursos suficientes para su amortización y las obligaciones que se asuman”, en razón de que dichos financiamientos no deberán ser superiores a la capacidad de pago de las entidades del sector público que los promuevan. La capacidad de pago de las dependencias del Gobierno Federal se establecerá en función de su disponibilidad presupuestal para los ejercicios subsecuentes. Tratándose de obligaciones derivadas de financiamientos de proyectos de infraestructura productiva de largo plazo, referidos a actividades prioritarias y mediante los cuales las entidades adquieran bienes o servicios bajo cualquier modalidad, cuya fuente de pago sea el suficiente flujo de recursos que el mismo proyecto genere, y en los que se cuente con la previa aprobación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en los términos del artículo 30 de la Ley de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Público Federal, sólo se considerará, para efectos de la presente Ley, como pasivo directo, a los montos de financiamiento a pagar durante el ejercicio anual corriente y el ejercicio siguiente y el resto del financiamiento se considerará como pasivo contingente hasta el pago total del mismo”.

RESPECTO AL Fondo Monetario Internacional, este, de acuerdo a sus normas, proporciona respaldo financiero a los países afectados por crisis con el fin de darles margen de maniobra para implementar políticas de ajuste orientadas a restablecer la estabilidad y el crecimiento económico. También ofrece financiamiento precautorio a fin de prevenir crisis y como un seguro contra estas. Los instrumentos de préstamo del FMI se van perfeccionando continuamente para satisfacer necesidades cambiantes de los países, y en ninguno de sus párrafos señala que los financiamientos son para pagar deuda externa o interna.

REFIERE EL FMI que a menudo los países que recurren al FMI enfrentan más de un tipo de crisis, ya que los problemas de un sector se extienden al resto de la economía. Por lo general, las crisis provocan una fuerte desaceleración del crecimiento, un aumento del desempleo, una reducción de los ingresos y una agudización de la incertidumbre, lo cual desencadena una profunda recesión. En los casos de crisis graves, es posible que no pueda evitarse el incumplimiento o la reestructuración de la deuda soberana. Pero los préstamos del FMI tienen por objeto dar a los países un respiro para que puedan implementar políticas de ajuste de manera ordenada, lo que restablecerá las condiciones necesarias para mantener una economía estable y promover un crecimiento sostenible. Estas políticas variarán según las circunstancias de cada país. Por ejemplo, un país que enfrenta una caída súbita de los precios de productos clave de exportación quizá necesite asistencia financiera mientras implementa medidas para fortalecer la economía y ampliar su base de exportación. Un país que registra una grave salida de capitales posiblemente tenga que hacer frente a los problemas que provocaron la pérdida de confianza de los inversionistas: quizá las tasas de interés sean demasiado bajas, o el país registre un abultado déficit presupuestario y un volumen de deuda que crece demasiado rápido, o el sistema bancario sea ineficiente y no esté adecuadamente regulado pero, insistimos, los préstamos o financiamientos no son, en ninguna circunstancia para pagar deuda pública, por más que el doctor en economía López Obrador diga lo contrario, como siempre lo hace cuando lo contradicen, o como lo hizo con la pobre Secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez Álvarez a quien culpo de haber emitido una carta compromiso para el regreso a clases sin consultarlo. Así de simple. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.