Tras las huellas de culturas antiguas: la pirámide más grande y deportes mayas

Culturas
Tras las huellas de culturas antiguas: la pirámide más grande y deportes mayas FOTO: WEB
- en Carrusel, Nacionales
*México esconde riqueza cultural como pocos países. Repasamos algunas de aquellas que enamoran al mundo

Ciudad de México. ¿Quién no conoce las pirámides de Egipto o no ha oído hablar de las pirámides mexicanas de la península de Yucatán? Estas recaban buena parte de la atención de los turistas que visitan lugares de tanta belleza y tanta historia, y no es para menos.

Sin embargo, la cultura de México ha sido significativamente influenciada no solo por las pirámides mayas de la península de Yucatán, sino también por otros vestigios del pasado que, tras siglos en el olvido, en muchos casos aún permanecen bajo tierra.

De ellas se conocen ahora solo signos superficiales, menores hasta la fecha, pero que desvelan ya grandes secretos. Entre ellos, la pirámide más alta del mundo.

México y su enorme cultura

La historia y la cultura de México fueron forjadas fundamentalmente por tres civilizaciones principales: la española, la azteca y los mayas. Además, por la extensión del país, se pueden identificar geográficamente otras etnias, cuya presencia cultural aún determina la vida cotidiana (como la cultura Zapoteca, en el Estado de Oaxaca).

En todo México, los aztecas, los mayas y las tribus mesoamericanas más pequeñas construyeron más o menos pirámides, sumando más de 100. Esto también se debe al hecho de que estas civilizaciones vivían estilos de vida bastante cambiantes, por lo que eran relativamente propensos a trasladar ciudades enteras a ubicaciones más nuevas para adaptarse al clima.

En la cultura azteca, por ejemplo, estaban presentes tres dioses principales, a saber, la lluvia (Tlaloc), el viento (Quetzalcoatl) y el Dios del destino y la fortuna (Tezcatlipoca). Los aztecas regularmente hacían sacrificios humanos a sus dioses, pero abandonaron sus ciudades varias veces debido a la sequía prolongada.

Esto también sucedió en lo que ahora es Cholula (1 hora en auto al sur de la Ciudad de México), donde se construyó la pirámide más grande del mundo, la Pirámide de Quetzalcóatl. Los aztecas, por otro lado, abandonaron esta zona antes de que llegaran los conquistadores españoles, por lo que el edificio estuvo enterrado hasta el suelo durante años, lo que al principio también escapó a la atención de los españoles.

Inmediatamente después de su descubrimiento, se construyó una iglesia cristiana en la cima de la pirámide, que a su vez recordaba más a una enorme colina que a una pirámide.

Los visitantes que visiten Cholula hoy solo reconocerán el sitio de la pirámide desde la iglesia en la parte superior de la pirámide, ya que todo el edificio estaba casi completamente cubierto por la naturaleza o bajo tierra. La altura total de la pirámide alcanza los 54 metros y cubre un área de más de 18 hectáreas.

Los deportes, el centro de la vida

Además de los aztecas, la cultura maya también firmó algunas de las pirámides y templos más interesantes del mundo. Los mayas, en cambio, se hicieron famosos no solo por su conocimiento de la arquitectura, sino también por su pasión por los deportes.

Los mayas jugaban un juego de pelota especial, ahora conocido por todos y que ha sido mostrado de manera recurrente en películas y series populares. El campo de juego era dos veces más grande que un campo de fútbol americano, acompañado de altos muros en ambos lados. Había anillos especiales en las paredes, y más altos, a través de los cuales tenía que pasar la pelota. Los jugadores solo podían usar sus muslos y caderas para poner la pelota en juego.

El equipo que pasara el balón por el ring antes ganaba y los jugadores del equipo perdedor eran sacrificados a los dioses. Así que el juego era una cuestión de vida o muerte en todos los sentidos.

Otro dato interesante es que el juego ya estaba rodeado de una gran cantidad de apuestas en ese momento. Algunos jugadores son famosos y ocasionalmente se convierten en jugadores profesionales, en cuyos partidos los espectadores también pueden hacer apuestas.

Por supuesto, no había casas de apuestas deportivas en ese momento, pero uno puede fácilmente argumentar que ese primero éxito entre los apostadores sirvió para que hoy en día firmas como Codere México sean tan populares. Esos primeros deportes mayas y aztecas son parte, desde luego, de la historia de las apuestas deportivas mesoamericanas.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.