El Cuenqueño

Cuenqueño
El Cuenqueño FOTO: LOS POLÍTICOS VERACRUZ
- en Opinión

Salvador Muñoz / ¿Qué tal le caería una noche inolvidable en un crucero con cena gourmet por 2 mil 138.01 pesitos por persona, para este viernes 13 de agosto? ¡No! No le hablo de los promocionales que está moviendo por redes El Cuenqueño. Es parte de un tour por el río Sena, en París, por parte de la agencia de viajes Viator.

Sí, no hay lugar para la comparación pero tampoco hay mala leche contra el proyecto de El Cuenqueño que en lo particular, creo que inició al revés

Todos estamos de acuerdo que Tlacotalpan, sin lugar a dudas, es uno de los íconos más emblemáticos de nuestro Veracruz por cualquier lado que se le mire… y aun con todo lo que significa ser Pueblo Mágico, no termina por reventar como el centro turístico que debe de ser. Muchas son las razones que se pueden citar, pero yo sólo pondría una: la carretera para llegar a la Perla del Papaloapan. En carro particular, velocidad moderada, del Puerto de Veracruz a Tlacotalpan se hace 1 hora 40 minutos aproximados. Conste. No hablo del conductor habitual que se conoce el largo y ancho de la carretera, sino del aventurado turista que ha de enfrentar baches y en una de ésas, hasta el ir cazando la oportunidad para rebasar a un torton cañero.

Por otro lado, los habitantes de los municipios de la Cuenca del Papaloapan que comprenden el tour de El Cuenqueño, dejan en claro algo: este servicio no lo pidieron porque consideran que hay otras prioridades que atender más que un trayecto por el río de las Mariposas, como por ejemplo: suministrar de medicamentos esenciales los centros de salud.

Igual agregan, como yo, las carreteras que en lo particular, es una de las razones principales para frustrar mis intenciones de viajar a Tlacotalpan.

Otra demanda de los cuenqueños es la urgente mejora en los sistemas de agua potable en los municipios. Ahora que si las autoridades quieren hacer algo por el Papaloapan, los habitantes de la zona piden que draguen el río y sobre todo, que inspeccionen las fábricas para que dejen de tirar sus desechos al Papaloapan…

Bueno realmente no sólo son las fábricas… como en muchos lugares de nuestro estado, el Papaloapan no escapa de las cochinadas de la urbe y hasta del campo: de Tlacotalpan hasta Otatitlán hay descargas de drenajes de baños, de criaderos de cerdos y desechos propios de cada hogar.

Para el periodista Aldo Rodríguez Camacho, el proyecto de El Cuenqueño podría ser rentable si se conecta de la zona de yates en “El Dorado”, en la Riviera Veracruzana, donde se hizo el muelle para Javier Duarte cuando Gobernador; entonces, El Cuenqueño navegaría desde Alvarado con Alto Turismo hasta Tlacotalpan, “donde se cuenta con un muelle de antaño y la infraestructura turística para alojar a los visitantes al menos por espacio de varias horas, por sus atracciones”.

Para Aldo Rodríguez, incluir a Carlos A. Carrillo, Chacaltianguis, Tlacojalpan y Otatitlán, es justicia turística, pero no puede negar que dichos municipios quedarían a deber al turismo, “al no existir condiciones de atracción para un turismo que pagaría un alto costo por su viaje y que terminaría decepcionado”.

Para que no se sienta Bola 8, Aldo Rodríguez igual sugiere armar un recorrido del Cristo Negro hasta la Isla de Chacalapa… “Pero hay que generar condiciones de infraestructura en los pueblos ribereños”.

Por cierto, el pasado 10 de agosto, el mismo Aldo Rodríguez reportaba que en dos ocasiones, El Cuenqueño encalló durante la grabación de promocionales; tanto en San Antonio, adelante de Tlacojalpan, como a su llegada a Otatitlán, donde se ubica un banco de grava.

En conclusión: la idea de El Cuenqueño es buena, muy buena, pero que inicia al revés… primero, hay que darle a los habitantes de la Cuenca, de los municipios que comprenden el trayecto, las condiciones y la infraestructura para mejorar su calidad de vida; luego, posicionar a Tlacotalpan, porque no basta el título de Pueblo Mágico; y una vez con esto, iniciar con el proyecto de un recorrido por un río en condiciones de hacerlo un lugar turístico, empezando desde adentro, para irlo colocando afuera

Mientras, como dice Aldo Rodríguez, El Cuenqueño seguirá encallando…

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.