Saquean ingenio “La Concha” en Jilotepec; fueron los extrabajadores que ganaron un laudo en 2010

Ingenio
El ingenio azucarero “La Concepción”, ubicado en el municipio de Jilotepec, fue saqueado por un grupo de 100 extrabajadores enardecidos por la falta de pago de un laudo que ganaron desde 2010 FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Jilotepec, Ver. El ingenio azucarero “La Concepción”, ubicado en el municipio de Jilotepec, fue saqueado por un grupo de 100 extrabajadores enardecidos por la falta de pago de un laudo que ganaron desde 2010.

Estas personas destrozaron los candados e ingresaron a las instalaciones, durante el domingo 2 de mayo, para robar herramienta y cables o tubos de cobre.

De acuerdo con Cliserio Gómez Ortega, quien fungió como secretario general de la sección 101 del Sindicato de Trabajadores del Ingenio “La Concepción”, de manera reciente culminó su periodo, de acuerdo con los estatutos de la organización sindical.

Esta situación fue aprovechada por los extrabajadores, toda vez que Gómez Ortega había apelado a la vía legal para la defensa de sus derechos como trabajadores, sin tener que robar y cometer delitos.

«Pero yo les expliqué a mis compañeros que no había que pelear, ni meterse a asquear el ingenio y estos compañeros ahorita se metieron al ingenio, volaron canastos y ahí están adentro, saqueando al ingenio», detalló el entrevistado.

El exlíder sindical acudió al Palacio Municipal de Jilotepec para presentar la demanda en la Fiscalía General del Estado (FGE) contra sus compañeros por el saqueo del ingenio azucarero.

Explicó que el administrador único de la Compañía Azucarera La Concepción S.A. de C.V., Rafael Lázaro Ros Torres, autorizó a Cliserio Gómez que se encargara de cuidar, resguardar y mantener a salvo los bienes (maquinaria y equipo) que están dentro de la factoría.

«Ahora tengo que venir a poner una demanda, porque gracias a mi trabajo como secretario general, paré los robos y el saqueo que hubo hace años. Ahorita yo soy el responsable de salvaguardar el ingenio, pero mis compañeros no lo entendieron y se metieron», remató.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.