La Gudiño, candidata

Calambre
Veracruz, Ver. Carolina Gudiño Corro FOTO: ANGEL MARTINEZ/FOTOVER
- en Opinión

Sergio González Levet / En el más puro estilo tricolor de hace una quincena de años, cuando Fidel campeaba en el campo electoral montado en su experiencia y en los ríos de dinero que destinaba para que sus candidatos ganaran las elecciones que fueran (incluso más allá de los límites del estado), de alguna manera el PRI logró enderezar una candidata en la coalición Va por Veracruz, y además en el bastión de los yunistas.

Carolina Gudiño Corro será extrañamente la abanderada del PRI-PAN-PRD en el distrito local 14, inscrito en el corazón mismo de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río-Medellín-Alvarado.

Y digo lo de “extrañamente” porque, de acuerdo con las cuentas de quienes le saben a los intríngulis de la política y la grilla a la jarocha, nada tendría que hacer una persona tan cercana a Fidel Herrera Beltrán compitiendo en un distrito que deberá manejar a su favor la gente de Miguel Ángel Yunes Linares, lo que a muchos les parece inaudito.

Adivinar qué negociaciones, qué fundamentos y qué razones llevaron a esta decisión dentro de las dirigencias estatales de los partidos involucrados, porque si algo parecía imposible en cualquier momento de la historia era ver trabajando del mismo lado a dos enemigos tan irreconciliables como Fidel y Miguel Ángel, que pelearon batallas tan impresionantes como memorables en la historia de los comicios veracruzanos.

Y para sumar a lo inexplicable, Carlina Gudiño, que me perdone, no es una candidata con simpatías en el Puerto, porque a su paso por el ayuntamiento no dejó buenos recuerdos, y no tanto por señalamientos de corrupción, hay que aclararlo, sino por su trato despótico y soberbio cuando fue autoridad de un pueblo que

históricamente ha esplendido por su sencillez y su amabilidad, y que por eso exige un trato cercano y especial.

Miguel Ángel Yunes Márquez, que encabeza el trabuco tripartidista contra Morena y sus aliados, difícilmente podrá ver como un hándicap a favor de sus intenciones que la discípula del Tío le acompañe a la hora de solicitar el voto a los ciudadanos.

Será más pérdida que ganancia para el ex alcalde de Boca del Río.

Así, el primogénito del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares tendrá que duplicar sus esfuerzos para mantener la hegemonía de que goza gracias al buen recuerdo que de él sí tienen los habitantes de la conurbación más grande del estado.

Y en las filas azules tendrán que aceitar finamente su estructura electoral para que la máquina funcione a su máxima capacidad y ofrezca los votos necesarios para el triunfo de quien sucederá a su hermano en el ayuntamiento más importante en la historia de México.

Con los cambios de estos tiempos, sabíamos que nos tocaría y nos ha tocado ver cosas extrañas, pero ésta de contemplar al agua y el aceite juntos en una emulsión totalmente inestable rebasa hasta la imaginación más alocada de los analistas jarochos.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.