Antes omitían órdenes de arresto, ahora avisan a malosos

Fiscal
Verónica Hernádez Giadáns y Cuitláhuac García Jiménez FOTO: WEB
*Cuitláhuac vocero de FGE anuncia operativos específicos
*Quitaron a Jorge Winckler y ahora las cosas están peores

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / EN MAYO de 2019, en plena confrontación contra el, entonces, Fiscal General, Jorge Winckler Ortiz, el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez argumentó que “va a ser muy difícil arreglar el tema de la seguridad en Veracruz si tenemos ese fiscal que está coludido con el crimen organizado”, y por esa razón su gobierno –o como se llame a lo que hace-, interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la República en contra del funcionario impuesto por Miguel Ángel Yunes Linares, por su probable participación en la constitución de delitos que tienen que ver con la procuración y administración de justicia. En su nombre la demanda fue presentada por los secretarios de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, y de Seguridad Publica, Hugo Gutiérrez Maldonado, bajo el argumento de que: “por más de dos años, no podemos decir que tuvo guardadas, sino escondidas, más de 150 órdenes de aprehensión sin subirlas a la Plataforma México, entre ellas, órdenes de aprehensión de delincuentes de alto impacto”, enfatizó el siempre rijoso Cisneros Burgos que aún no cancela su ambición de ser el sucesor de García Jiménez pasado el proceso electoral de Junio, si los resultados son adversos para el Estado sobre todo en materia de diputaciones Federales y locales. De ocurrir lo que ahora parece impensable, Cuitláhuac sería invitado a un cargo en el gabinete Federal, pero si el fracaso se replica en todo el País no ocurrirá nada: terminará su periodo de seis años sin mayor problema, abriendo espacios para Roció Nahle García, aun cuando en estos momentos quien se encuentra a la cabeza en las preferencias es Ricardo Ahued Bardahuil.

PERO VOLVIENDO al tema inicial, Jorge Winckler fue separado, de forma momentánea –según se dijo entonces-, en Septiembre de 2019 bajo el argumento de que no cumplía con los exámenes de control y confianza que se requerían para permanecer en dicho puesto. Su derrocamiento fue un verdadero golpe de Estado apoyado por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública aun cuando ministeriales intentaron poner resistencia. Mediante un punto de acuerdo se estableció que el mandato contenido en los artículos 21 y 123 constitucionales y demás normativa aplicable, exigía la separación definitiva del ciudadano Jorge Winckler del cargo de Fiscal General del Estado por el incumplimiento de contar con certificación, revalidación y registros correspondientes. Cuitláhuac se había salido con la suya, pero las cosas siguieron igual o peor en materia de impunidad, procuración de justicia e inseguridad, en muchos casos alentada desde el poder, algo que no termina de encajar en el entendimiento del ciudadano común.

Y ES que si con Winckler que, “por más de dos años, no podemos decir que tuvo guardadas, sino escondidas, más de 150 órdenes de aprehensión sin subirlas a la Plataforma México”, según la versión de Cisneros Burgos, ahora se vive un fenómeno diferente que hace sospechar que a los presuntos delincuentes se les anticipa que habrá una batida en contra de ellos, acaso para que se den a la fuga como ha ocurrido con el anuncio que hace el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez –ahora vocero de la Fiscalía Estatal-, de que irán por un sujeto al que apodan ‘el kaner’ en Orizaba, lo que más que un acto encuadrado en el derecho, pareciera un aviso para ponerlo en alerta a fin de que se vaya del Estado. Y es que no podría entenderse de otra manera, cuando una carpeta de investigación que debería ser secreta hasta su cumplimentación, el Gobernador sale a decir que su administración irá por Edgar Yovanny alías “El Kaner”, principal objetivo de alto impacto en Orizaba, señalado de los delitos de desaparición de particulares y de cercenar a sus víctimas.

O, QUE alguien nos explique qué se debe entender cuando el mandatario Estatal revela que los hechos violentos y enfrentamientos entre grupos delincuenciales en Orizaba tienen relación con el Kaner, y asegura que sus cómplices distribuyen droga en esa región, por lo que van, también, tras ellos. En pocas palabras, cabe preguntar: ¿les está avisando para que pongan tierra de por medio?, porque de otra forma no se explica porque reitera que en particular, las acciones que se llevan a cabo ahí en Orizaba tienen que ver con alias ‘Kaner’, “ya lo voy a decir así porque es presunto responsable de delitos de desaparición de particulares y de cercenar a sus víctimas y tiene cómplices que distribuyen su droga. Hay indagatorias y estamos tratando de ir tras ellos por la propia protección”. Vamos, fue tan obvio García Jiménez que hasta convocó a conferencia de prensa para ello, y ahí aseguró que hay dos grupos delincuenciales que se pelean por las plazas, tanto en Córdoba como en Orizaba y otros puntos, y que esos enfrentamientos se deben no sólo porque manejan negocios de “giros negros”, sino porque se dedican a la extorsión y el narcomenudeo. “Se disputan los puntos de venta, disputan quién vende la droga en el narcomenudeo y traen una serie de venganzas y lamentablemente a veces se llevan a inocentes entre sus venganzas, por eso no les tenemos que permitir que actúen de esa manera”. Pero hay algo que no tiene desperdicio: si van por él o ellos, ¿porque no hacerlo en vez de avisarlo? ¿Porque prevenirlos cuando podrían realizar operativos, incluso, encubiertos para detenerlos y llevarlos ante la justicia?. Tal vez es producto de la inmadurez del Gobernador, del desconocimiento que tiene en materia de derecho y justicia, pero lo que está haciendo, aquí y en china se le llama “prevenir a un delincuente”, lo que le convertiría en cómplice de este.

LO GRAVE es que los delincuentes parecen ignorar sus amenazas, pues este miércoles, el cuerpo de una persona que estaba reportada como desaparecida fue dejado en el centro de Córdoba al interior de un auto estacionado en la avenida principal y calle 5 de Mayo de la colonia Miraflores. Estaba envuelto en cobijas, presentaba varios balazos y huella de tortura y una cartulina amenazante contra las autoridades, y a juzgar por su estado, tenía al menos dos días de haber sido asesinado. Nadie desea pensar que se trata de una respuesta al mensaje del Gobernador pero, lo cierto, es que con Jorge Winckler Ortiz o sin este, la delincuencia continua apoderándose del Estado de manera más marcada, ya que los crímenes aumentaron de manera desproporcionada y la impunidad en la Fiscalía General del Estado es superior al 95 por ciento, según cifras del propio Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en tanto Cuitláhuac García Jiménez sigue pagando encuestas que lo coloquen como uno de los tres mejores gobernadores de MoReNa, como si con ello tratara de ocultar una realidad que rebasa a su gobierno como es la inseguridad y el desempleo, y paralelamente ganara elecciones. Así de simple. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.