La vocación de servicio de Alfredo Adame: «Si la gente no vota por mí, me regreso a mi casa a comer 3 veces al día, en lugar de enlodarme los zapatos»

Adame
Alfredo Adame FOTO: WEB

Para ser un funcionario público se requiere tener vocación de servicio. Por ello no se puede pedir a cualquier celebridad que sea candidato a un puesto de elección popular sólo por ganar votos gracias a la popularidad del famoso. Ejemplos tenemos muchos. Ahí está Cuauhtémoc Blanco como gobernador de Morelos o Sergio Mayer como diputado de Morena, dos personas que sólo buscan su propio beneficio económico o su lucimiento personal.

El más reciente ejemplo lo tenemos en Alfredo Adame, quien ya dejó muy claro que lo único que le interesa de ser diputado es “chingarse” la lana; hacer negocios.

Y ahora, después de que se descubrieran sus intenciones, Alfredo Adame muy digno le dijo a Carmen Aristegui que si la gente no vota por él no pasa nada, se regresa a su casa a comer tres veces al día, a andar en moto los domingos, a divertirse y no a andarse enlodando los pies por la gente malagradecida que no valora su sacrificio. Vaya con el actorcillo, ponen en evidencia su intención de chingarse el dinero, y todavía se hace el muy ofendido.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.