Doña Nena

Doña Nena
Doña Nena FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / María Elena Sánchez viuda de R., nació en los años 60 del siglo pasado dentro de una familia católica de clase media, en una ciudad de la provincia mexicana. 

Doña Nena, como le dicen cariñosamente, estudió la primaria y la secundaria y destacó como una alumna responsable e inteligente, pero hasta ahí llegó, porque sus padres sólo alcanzaron a sufragar la educación superior de dos de sus cuatro hijos, y ésos fueron los varones. 

Casó la señora con un hombre diez años mayor que ella, que era justo pero implacable en la relación matrimonial. Es decir, mandaba en su casa como señor feudal, y aunque nunca llegó a la violencia, se mantuvo siempre como el jefe de la familia, con el mando y el manejo de los dineros sin ceder un milímetro. 

Nuestra heroína vivía una existencia acotada por las decisiones de su esposo y nunca se atrevió a contradecirlo, dominada como estaba por la costumbre patriarcal y por la falta de recursos económicos, pues el señor los aportaba todos, producto de su negocio de venta de telas que tenía en un pequeño local del centro de la ciudad. 

Sucedió un día que el señor R asó a la otra vida, por la vía de un infarto al corazón, que dejó frío y convertido en fiambre al cristiano en menos de 20 minutos. 

Y doña Nena se quedó con tres hijas menores de edad por mantener y un pequeño comercio del que no sabía ni pizca. Pero ya hemos dicho que era dedicada al estudio y nada tonta, así que en unos días se hizo cargo de cómo operaba el local, y siguió vendiendo telas, con tan buena administración que fue creciendo el negocio y con ellos pudo mejorar la calidad de vida de sus hijas. 

Tal vez no sería muy propio decir que doña Nena fue más feliz a la muerte del marido, pero lo cierto es que en adelante tuvo toda la libertad para hacer lo que le 

diera la gana, para educar a sus niñas de acuerdo con sus convicciones y para borrar de su hogar la figura de un ser todopoderoso, que imponía su voluntad. 

La práctica diaria de su vida de viuda sola le ofreció otra convicción, la de que una mujer puede ser exitosa y feliz sin que necesite de un hombre a su lado -y menos por encima de ella-. No era feminista y no comulgaba en sus dichos con ninguna de las modalidades de ese movimiento, pero actuaba y terminaba pensando como una mujer independiente, lo que se reflejó en la educación de sus hijas. 

Bueno, pues doña Nena llora ahora porque el lunes pasado, unas mujeres embozadas que se salieron de la marcha, entraron a su negocio, lo vandalizaron y lo quemaron… 

[email protected] 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.