La compra de la Latino /1

Avión
La compra de la Latino /1 FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / Iban en un avión tres hombres, un chino, un japonés y un mexicano, y de pronto empezaron a fallar los motores. La caída era inminente, y encima se dieron cuenta de que solamente había un paracaídas. 

El chino se aprestó a hablar y dijo: 

—Propongo que al que tenga el nombre más pequeño le toque el paracaídas. 

Los otros estuvieron de acuerdo, y el oriental gritó: 

—¡Yo me llamo O! 

Ya se aprestaba aponerse el adminículo el chinito, cuando el japonés se lo arrebató: 

—¡Momento! Yo me llamo Casio (casi-o). 

Y empezó a meter un brazo por la mochila salvadora, cuando el mexicano dijo triunfante, mientras se lanzaba desde el avión con el paracaídas ya puesto: 

—Pues yo gané, porque me llamo ¡Nicasio! (ni-casi-o). 

Este Nicasio llegó a tierra sano y salvo y siguió su vida de ganadero próspero, como había sido siempre desde que su padre le heredó unas tierras y unas vacas. Le había ido bien en el negocio porque estaba dedicado de lleno a él. Casi nunca salía de su rancho, no tenía vicios y sostenía a una sola familia. 

Cierto día, Nicasio llamó a su hijo mayor y le dijo: 

—Oye, Nicasito, vamos a hace un viaje a la Ciudad de México, que dicen que es muy grande y muy hermosa, y quiero conocerla. En tantos años de trabajo he reunido alguna fortuna y podemos darnos el lujo de hacer ese viaje. 

Mandó el señor al vástago a comprar los boletos del autobús, y un día después salieron los dos con rumbo a la capital. 

Llegaron con bien después de varias horas de viaje, bajaron en la estación de Buenavista, donde estaba el antiguo paradero, tomaron sus maletas y se dirigieron caminando hacia el centro de la ciudad. 

Varias maravillas vieron en el camino, como el Monumento a la Revolución, la Alameda y el Palacio de Bellas Artes, pero les impresionó sobre todo la Torre Latinoamericana, con sus alturas que desafían al cielo. 

Se quedaron un buen rato admirando el rascacielos, y en eso estaban cuando se les acercó una persona. 

—Amigos, los he estado observando —les dijo como saludo y presentación— y veo que están interesados en el edificio. Es la Torre Latinoamericana, y en este momento es la más alta de la ciudad y del país. 

—Sí, amigo —dijo don Nicasio—. Estoy viendo lo alta que está y ya me imagino la de bajadas y subidas que tuvieron que dar los albañiles para construirla. 

—Pues hoy están de suerte, porque yo soy el dueño de este portento —comentó el desconocido— y estoy buscando quién me la quiera comprar. Tengo por ahí una urgencia y la estoy rematando prácticamente… 

Ah, el espacio, que nunca alcanza en los medios. Por hoy hemos llegado al límite, pero mañana continuaremos con esta historia, si me permiten las consabidas lectoras y los amables lectores. 

[email protected] 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.