Ricardo Ahued: entre la espada y la pared

Ahued
Ricardo Ahued Bardahuil FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
*Sin 2021 no habría 2024 sería la condición
*Cuatro motivos para obligarlo a contender

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / AUNQUE LO más probable es que Ricardo Ahued Bardahuil acepte ser candidato de MoReNa a la alcaldía de Xalapa, donde ya fungió como Presidente Municipal de 2005 a 2007 con excelentes resultados, lo cierto es que lo haría contra su voluntad y ante la amenaza de que, para que haya 2024 debe haber primero 2021, una treta con la que buscarían sacarlo del camino rumbo a la gubernatura para pavimentarlo a la zacatena Rocío Nahle García, empecinada en fungir como abanderada al precio que sea, sabedora de que el empresario del peltre y el plástico como munícipe tendrá que concentrarse en Xalapa y no podría recorrer el Estado como si lo haría si se mantuviera como Senador de la República. Lo sabe Ahued que, por otra parte, está consciente de que aun siendo legislador Federal, si no acepta la encomienda le bloquearían desde la mismísima presidencia de la República cualquier intentona de trascender mal informándolo con el Presidente Andrés Manuel López Obrador e, incluso, el propio Gobernador Cuitláhuac García Jiménez tendría como salida culpar de todos los males en Veracruz al buen Ricardo en un afán de apabullar su administración y tejer fino rumbo al 2024, algo de lo que sería incapaz Ahued, pero como en la guerra y en el amor todo se vale, el tabasqueño acabaría por creerlo con eso de que solo escucha a ciertos grupos, entre estos al de Rocío Nahle García, la diseñadora y supervisora de una refinería en construcción que tal como lo hemos indicado en entregas anteriores, servirá para maldita sea la cosa en una década, cuando México esté inundado de autos eléctricos o híbridos tal como lo demandan los organismos internacionales que luchan por la preservación del medio ambiente.

LO CURIOSO es que los MoReNos son tan volubles, perversos y convenencieros que en Octubre de 2016, cuando la acuciosa periodista Sarah Landa preguntó al entonces dirigente Estatal del Movimiento de Reconstrucción Nacional, Manuel Huerta Ladrón de Guevara si era cierto que invitarían al proyecto a Ricardo Ahued y David Velasco, el soberbio personaje que al parecer no gusta del baño diario respondió que para ellos solo había cabida para limpiar los baños, ya que por esos tiempos soñaba con ser Senador y finalmente Ahued lo dejó en el camino, acaso olvidando que no basta ser reina, hay que parecerlo. “Si Ricardo Ahued o David Velasco Chedraui quieren ir a limpiar el local de Morena o el baño son bienvenidos, pero una candidatura ni Dios lo mande”, se burló en esa época Huerta, cuando le preguntaron si los, entonces, diputados podrían ser abanderados por Morena para buscar la presidencia municipal de Xalapa. “Nosotros no queremos venganza contra nadie, queremos justicia y confiamos en que hay reconversiones espirituales con humildad, si alguno de ellos quiere ir a limpiar el local de Morena, a lavar el baño, ayudar en algo a los ciudadanos, sí regresan todo lo que se han robado (¿?), ya entonces podríamos voltear a verlos, pero nunca para una candidatura, ni Dios lo mande”.

PERO EL lenguaraz ex dirigente y actual delegado de los programas Federales, con acusaciones de violencia y acoso sexual, fue aún más lejos. Le dijo a Sarah Landa que no darían cavidad “a ningún priísta corrupto, solapador y mentiroso. No, esos son chismosos, nadie los ha buscado (a Ricardo Ahued y David Velasco), al contrario hemos dicho, no (…), la verdad Ahued es plástico, no es figura real y vota en el baño cuando las leyes no le convienen en apariencia y Chedraui, la familia no paga sus impuestos, evidentemente han votado en contra del pueblo y ya eso no nos permite pensar bien de ellos”. Y uno se pregunta: ¿porque entonces ahora, las diputadas locales y federal por Xalapa, Rosalinda Galindo Silva, Ana Miriam Ferráez Centeno y Dorheny García Cayetano, así como el impresentable diputado Juan Javier Gómez Cazarín –acusado de saquear el presupuesto del Congreso del Estado en contubernio con su jefe de prensa Aldo Valerio-, le ruegan que se inscriba como precandidato a la alcaldía de Xalapa, cuando en el pasado lo han criticado a más no poder?.

LA RAZON es simple: u obedecen a una consigna de Rocío Nahle en contubernio con Cuitláhuac García Jiménez para sacarlo de la jugada en el 2024, a sabiendas de que el Estado le haría la vida de cuadro negándole presupuesto suficiente como alcalde para poder cumplirle a los gobernados y colocándolo como el peor munícipe de Xalapa, al no poder satisfacer las promesas empeñadas en campaña, o realmente los Morenos sienten que perderían la plaza de la capital ante una probable alianza PAN, PRI, PRD cada vez más dañada por las ambiciones personales de grupo, y el único que podría salvarlos es Ahued con el acervo político que ha construido a base de hablar con la verdad, y no como sus correligionarios en el Movimiento de Regeneración Nacional, y en ese tenor le imponen una suplente, de tal suerte que el Senador este medio año como alcalde en funciones para que suba la suplente que, en este caso podría ser Dorheny García Cayetano, cercanísima a Cuitláhuac, pero quien no ganaría por si misma ni yendo a bailar a Chalma.

POR ELLO, insistimos, es probable que Ricardo Ahued termine por aceptar las circunstancias, y acaso sea el paso más complicado de su vida, ya que todo el capital político lo estaría exponiendo ante una caterva de ambiciosos vulgares que buscan solo sus propios intereses. De hecho, ayer comentaba con una ex alcaldesa que el caso Ahued se me figura al de un boxeador que está en el lugar número uno para disputar un título mundial, pero de pronto se le ocurre pelear con el campeón nacional de su País solo para probarse y finalmente pierde, y con ello termina su esperanza del título mundial. Y es que, aunque parezca absurdo, a Ricardo Ahued Bardahuil podrían hacerlo perder la alcaldía con tal de sacarlo de la jugada para el 2024, y entonces si, difícilmente MoReNa le daría la candidatura a la Gubernatura, y como independiente llevaría la marca de la derrota. En la vida, piensa mal y acertarás, y más cuando se trata de resentidos con tendencia a la venganza social.

POR CIERTO, muchos se preguntan cuánto le costará al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez las encuestas que lo colocan como uno de los mejores gobernadores del País, pues de acuerdo al #RankingMitofsky Capítulo: Gobernadores y Gobernadoras de México publicado por El Economista, García Jiménez cerró el 2020 con una alta aprobación al contar con un 44.6 por ciento, subiendo 8 puntos más que en 2019, cuando tuvo 37.4. Además, ocupó el primer lugar del Top 5 de los gobernadores que mayor incrementó su aprobación al subir 4.3 puntos en solo un mes, al pasar de 40.3 por ciento en noviembre a 44.6 por ciento en diciembre. De acuerdo al informe que el propio Roy Campos dio a conocer, aunque en el primer semestre la aprobación de García Jiménez bajó, logró recuperarse en el segundo considerando que rindió su II Informe de Gobierno e impulsó en gran manera la infraestructura hospitalaria que ha sido un acierto muy importante en el contexto de la emergencia sanitaria por Covid19 (¿?). Que bien se ve que Roy no conoce el Estado o la situación de los hospitales de Veracruz, salvo que la encuesta fuera realizada por consigna. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.