¡Se le acabó el tiempo a Cepeda!, el 31 de diciembre del 2019 era el límite para reforma estatutaria del SNTE

SNTE
¡Se le acabó el tiempo a Cepeda!, el 31 de diciembre del 2019 era el límite para reforma estatutaria del SNTE FOTO: WEB
- en Opinión

Luis Ortiz Ramírez / Ricardo Monreal esta fuerte en el senado, Claudia Sheinbaum se encuentra empoderada en la Ciudad de México, Yeidckol Polevnsky sobrevive por su declinación oportuna por Mario Delgado y Marcelo Ebrard, el buen Marcelo, se ha sabido mover en las altas esferas haciendo el trabajo que no puede hacer la propia Olga Sánchez Cordero en la Segob 

¿Qué tiene en común esta fauna política? Un buen conocedor de las lides políticas rápidamente pude decir que es el ansia por el poder presidencial del 2024 y que todos forman parte del Clan Morenista. Cualquiera de ellos sabe que para poder encaramarse en la carrera presidencial deben de contar con un buen capital político, recursos económicos, y una buena estructura de eficaces operadores políticos.  

Es ahí precisamente, donde varios de estos tótems políticos han fijado sus ojos en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Históricamente todos los presidentes, independientemente del partido que sea, han buscado el apoyo de los maestros. Hablamos de una estructura de un poco más de dos millones, que sumando a sus familiares, esta podría incrementarse en una basta y poderosa estructura de más de 5 millones de votantes.  

Por esa razón, es que varios diputados vino tinto, han querido meter mano y tener injerencia en el relevo del Comité Ejecutivo nacional del SNTE. Como muestra basta un botón, en la elección presidencial pasada, el propio Andrés Manuel López Obrador confió el cuidado de las urnas electorales a los maestros, ante el temor de que los opositores pretendieran robar la elección.  

Ha quedado demostrado que los maestros son eficientes operadores y promotores del voto en la comunidad donde trabajan. Es una actividad inherente que viene hermanada a su propia profesión. Desde luego que nadie duda que cualquier Kraken político morenista conoce lo que significa tener el control del sindicato más poderos de América Latina, no solo por los recursos económicos que recibe por las cuotas de sus propios agremiados, sino también por la cantidad de votos que representa.  

No obstante, cualquiera de ellos se enfrentará a una encrucijada, una intersección que los llevará a negociar con el equipo de Cepeda Salas, y darle oxígeno hasta el 2024, o impulsar la democratización del SNTE y negociar con quien llegue a ostentar un poder legitimado por elecciones libres y democráticas.  

No hay de otra, no se puede comer de la mesa de Dios y del diablo al mismo tiempo. Por esa razón es que la democratización del gigante magisterial es inminente, a menos que Cepeda Salas, como un baratero vendedor de milagros, haya hecho amarres por debajo de la mesa. El equipo de Cepeda Salas sabe que ya no puede sostener la charada simuladora que viene ejecutando en abierto desacato, desde el primero de mayo del 2019, cuando se aprobó la nueva Reforma Laboral.  

Como conocedores de la ley, saben que el 31 de diciembre del 2019, se venció el tiempo, para hacer la debida reforma estatutaria para adecuarse a la nueva ley laboral. Sin embargo, en vez de aprovechar el tiempo, los cepedistas trataron de engañar a la base, diciendo que se había discutido el nuevo Reglamento de Elecciones de Directivas Seccionales en dos Consejos Nacionales, haciendo a un lado al Máximo Órgano de Gobierno como lo es el Congreso Nacional.  

Pero eso no es todo, Alfonso Cepeda y su sequito se montaron en su macho, a pesar de que el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA), les devolvió su dichoso Reglamento”, para que fuera discutido con la base trabajadora y se adecuara a la nueva Ley Laboral, cosa que nunca hicieron, a pesar de ello sacaron dos convocatorias para la renovación de la dirigencias de las secciones 31 de Tlaxcala y 21 de Nuevo León.  

Un abierto desafío a la nueva Ley Laboral, y a las diferentes corrientes democratizadoras dentro del mismo sindicato. Es cierto que en el papel Alfonso Cepeda Salas es el secretario del comité ejecutivo nacional, eso también lo sabe el ejecutivo federal, pero el de Macuspana, Tabasco, también tiene informes de que Alfonso Cepeda Salas no controla ni su propio esfínter.  

Los maestros en las 32 entidades federativas, ya son agentes libres, y solo están esperando que salga la convocatoria de renovación del comité ejecutivo nacional, para ponerlo de patitas en la calle. Así que si alguno de los jorocones morenistas adelantados, quiere o ha hecho migas o planes chaqueteros con el equipo de Cepeda Salas, tenga por seguro que el dueño del dedito divino, se enterará tarde o temprano. 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

  1. Los secretarios generales del CEN del SNTE, se han vuelto multimillonarios con las cuotas sindicales. ¿Quién cobra actualmente dichas cuotas?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.