El arrogante: ‘poder es humildad no arrogancia’

Caos
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
- en Opinión
*Exigencia de perdón: caso cerrado para España
*AMLO y las contradicciones del discurso oficial

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / SI EL poder es humildad y no arrogancia, como aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su mañanera del pasado viernes, cuando pidió a España nuevamente pedir disculpas a México “por la manera injusta en que fueron tratados los pueblos originarios de México durante la invasión extranjera”, entonces ¿Por qué la arrogancia del mandatario contra medios de comunicación que en otro tiempo lo criticaron, a tal grado que las agresiones verbales han enturbiado escenarios en el País provocando asesinatos de comunicadores, o en el menor de los casos, violencia irracional como sigue ocurriendo en Veracruz con tres comunicadores asesinados y dos agredidos a balazos con niveles de impunidad que rallan en el 99.9 por ciento? ¿Por qué, entonces, la insolencia o desplante contra empresarios a quienes negó toda clase de ayuda al iniciar la Pandemia, como lo sigue haciendo ahora, provocando millones de desempleados que, en gran medida han acentuado los índices de criminalidad reflejados en robos, asaltos con y sin violencia, secuestros y extorsiones, además de cierres de empresas: 46 mil negocios en territorio veracruzano por decir lo0 menos? ¿Por qué, también, la impertinencia o jactancia de continuar obras faraónicas como el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucia y la refinería de Dos Bocas en Paraíso, Tabasco, por solo citar algunas, a sabiendas que esos recursos bien pudieron evitar infinidad de muertes por CoVid19, despidos, pobreza y, por supuesto delincuencia (porque, como bien bautizó Luis Spota a su libro: “Mas cornadas da el hambre”, que no es otra cosa que la historia de unos aprendices de torero y sus dificultades ante la competencia y el poder corrupto de los empresarios e intermediarios, y lo que deben hacer para poder presentarse en plazas de importancia y así convertirse en figuras del toreo), algunos al no tener nada que llevar a casa terminan delinquiendo.

Y ES que el viernes pasado, Arturo Paramo, de grupo Imagen, recordó a AMLO que estuvo de visita en México Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores del Reino de España, y en una entrevista en torno a los caprichos de López Obrador, respondió que lo que ha pedido el Presidente de México a lo largo de varias ocasiones, de que España se disculpe por la conquista de los entonces pueblos que vivían en este País, “es un caso cerrado para el gobierno y Reino de España, y hay que ver hacia adelante y generar un relanzamiento de la relación bilateral entre México y el País Ibérico”. Provocador, sin embargo, el comunicador jaló los bigotes al mandatario al cuestionarle si eso era suficiente para el Gobierno de México, o si “ustedes oficialmente sí seguirían solicitando esa disculpa por parte del gobierno de España, y si este relanzamiento es viable en este escenario?.

AMLO QUE repite en todas las oportunidades que su pecho no es bodega -y en ese tenor los “changuitos cilindreros hacen lo propio en los Estados-, respondió: “Bueno, yo no quiero polemizar, nada más decir que no se nos quita nada con ofrecer una disculpa por la manera injusta en que fueron tratados los pueblos originarios de México durante la invasión extranjera. El poder es humildad, no es arrogancia, pero cada quien es libre de manejar su política exterior. Nosotros somos respetuosos del principio de no intervención y de autodeterminación de los pueblos, consideramos que sí hubieron abusos y que ha pasado el tiempo, pero todavía existe este deseo de reivindicación, de justicia, de perdón” y agregaría: “Hay países que mantienen todavía afanes colonialistas. Acabo leer un artículo, el jueves todavía, precisamente del periódico El País, de España, un periódico que, en los últimos tiempos, durante el periodo neoliberal se dedicó a proteger a las empresas españolas que recibieron un trato especial en México en los gobiernos anteriores, y ahora están molestos con nosotros porque ya México no es tierra de conquista. Y es increíble, hasta el título del artículo. ‘Como desgraciadamente se llegó a 100 mil fallecidos por la pandemia en México´…”.

COMO FUERA, la ministra española habló con el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard sobre la polémica propuesta del Presidente López Obrador de que el rey Felipe VI se disculpe con las comunidades indígenas mexicanas por los abusos de la Conquista. “Nosotros hemos sido muy transparentes desde el principio: España ha tenido a lo largo de su historia una mirada reflexiva, una mirada crítica y no ha esperado 500 años a tenerla, la ha tenido a lo largo de su historia”, explicó González Laya y dejó en claro que en las conmemoraciones del próximo año en México “sería tremendamente útil” mirar al futuro y “plantearnos qué queremos para los próximos 50 y 100 años”, y vaya que tiene razón, aunque la funcionaria ignora que lo que pretende López Obrador al exigir ese perdón o disculpa pública de España es hacer crecer sus bonos de cara al proceso electoral del 2021, y en ese tenor treparse a los cuernos de la luna demostrando que es un presidente respetado internacionalmente, y que bastó exigir para que España se pusiera de hinojos a sus pies.

SOLO BASTA recordar su reciente intervención en la cumbre del G20 cuando demandó –a sus homólogos presidentes y jefes de Estado y de Gobierno- no recurrir a medidas restrictivas para combatir la pandemia de CoVid19, en franca intervención de lo que cada cual quiere y puede hacer en su casa para contener la Pandemia, y más aún, cual si se tratara del Secretario General de la ONU y no del Presidente del cuarto País con más muerte por CoVid en el mundo, exigió que: “hay que garantizar, ante toda circunstancia, la libertad y abandonar la tentación de imponer medidas autoritarias como el confinamiento excesivo o el toque de queda. Nada por la fuerza, todo por el convencimiento y por la razón”, lo que a muchos pareció una actitud entrometida de quien no ha logrado poner orden en su hogar y ya quiere dictar medias en otros sitios del mundo. Peor aún, cuando dijo que “la salud es un derecho humano fundamental que el Estado tiene que garantizar haciendo a un lado el afán de lucro”. Algo que no se refleja en México con la escases de medicamentos para niños y adultos con cáncer.

PERO AMLO aun tuvo la ocurrencia de señalar que es mejor prevenir que curar –algo que todos sabemos-, y de ahí la importancia de promover una alimentación saludable, evitar los productos con exceso de sal, azúcares, grasas y químicos, algo que el Presidente no cuida, precisamente, en su persona, al consumir productos grasos en sus giras y como presidente, mostrando además a los mexicanos lo que ingiere. Dijo, también, que se debe tener en cuenta que los más afectados por la pandemia han sido los enfermos de hipertensión, diabetes y obesidad, y esas enfermedades crónicas se originan o precipitan por la mala alimentación y la ausencia del ejercicio físico y de deportes, algo que debería asumir por su propio hipotensión, y finalmente, “considerar a la familia como la principal institución de seguridad social, evitar su desintegración y no abandonar a los adultos mayores en albergues o asilos”, y uno se pregunta: ¿Cuándo y a qué horas atiende o convive con su menor hijo, si los fines de semana se la pasa de gira en su ambición de mantener el poder por los siglos de los siglos?. En fin, una cosa es hablar y otra asumir. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.