Pregunten por Claudia Casas. Sólo a un funcionario público, con problemas de estupidez, se le ocurriría disfrazarse de sicario

En un país donde los grupos del narcotráfico abundan, donde las muertes que causan estos grupos son por montones, donde el daño que provocan las drogas en los jóvenes es altísimo, en un país así sólo a un imbécil se le ocurriría disfrazarse de sicario y subir las fotos a las redes sociales. Claro, si ese imbécil es funcionario público, peor. Resulta que la regidora del Ayuntamiento de Tijuana, Claudia Casas, decidió que se disfrazaría de sicaria para su fiesta de Halloween.

No sólo eso, sino que para verse más realista y dar más miedo, utilizó armas de alto calibre como parte de su disfraz de Halloween. Vale mencionar que Tijuana es una de las ciudades donde los grupos del narcotráfico han causado más muertes. En las fotos también aparece su esposo y la hija menor de edad, todos con armas de alto calibre.

Ellos dicen que en realidad se pusieron disfrazase para emular a los personajes de El día de la expiación, una película donde se permite durante 24 horas que todos salgan a matar. Cualquiera de las excusas es mala, sobre todo siendo funcionario público, sobre todo si se involucra a la familia, sobre todo si hay una menor de edad. Vaya imbecilidad.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.