Leo necesita una operación urgente a sus cinco años; Karen, su madre, carece de recursos económicos para cubrir los gastos

Leo
Karen vende artículos por catálogo; hace postres, pasteles y gelatinas; y también organiza rifas, para recaudar fondos y cubrir los gastos de la operación urgente que requiere su hijo Leonardo Daniel, de apenas cinco años FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. Karen vende artículos por catálogo; hace postres, pasteles y gelatinas; y también organiza rifas, para recaudar fondos y cubrir los gastos de la operación urgente que requiere su hijo Leonardo Daniel, de apenas cinco años.

Los médicos han dicho a la mujer que el menor podría padecer cáncer testicular. Sus gónadas masculinas no descendieron al nacer y es probable que permanezcan en su estómago.

El niño debía ser intervenido quirúrgicamente cuando cumplió un año de vida; sin embargo, comenzó con múltiples padecimientos que lo impidieron. Casi todo el tiempo tenía gripa y tos, además de una desnutrición severa.

Karen Hernández Alonso es madre soltera y tiene 34 años. Nació en San Andrés Tuxtla y actualmente radica en Xalapa, la capital de Veracruz. Está desesperada, pues se siente impotente al no poder ayudar a su hijo menor.

«A los diez meses le diagnostican desnutrición severa, porque él comenzó una semana con vómito y diarrea. Los doctores del Centro de Salud Doctor José A. Maraboto solo me dieron medicamento para el vómito y hasta ahí. Mi hermano me paga un médico particular y me dicen que si no hubiera llevado en ese momento al niño hubiera fallecido por una severa deshidratación por la diarrea y el vómito», comenta.

Cirugía improvisada

Fue hasta los tres años cuando fue operado. Un médico decidió abrir su vientre para buscar sus testículos, sin encontrarlos. La cirugía había sido en vano.

«El doctor, antes del ingreso al hospital, me había dicho que se haría por medio de una cámara (la cirugía), se le iba a introducir una pequeña cámara por el ombligo al niño. Me había mandado a hacer un ultrasonido, pero los testículos no se logran ver. Aún así el doctor decide ingresarlo a quirófano. Nos comenta el doctor que la cámara estaba ocupada en ese momento y que decidió abrirlo para tratar de descenderle sus testículos con su mano, cuando él ya sabía que no se palpan y no se vieron en ultrasonido, dice que no se los encontró y que decidió volver a cerrarlo», relata.

Al año siguiente, Leo comenzó con fuertes dolores de cabeza y fiebre de más de 40 grados centígrados. El 23 de octubre de 2019, entró a terapia intensiva por crisis convulsiva durante tres días y, luego, en coma.

En diciembre pasado, los médicos lo dieron de alta y, en enero, inició su tratamiento con especialistas y terapeutas; sin embargo, solo accedió a dicha atención durante dos meses, pues la pandemia del SARS-COV-2 (COVID-19) ocasionó la suspensión de toda actividad clínica que ayudaba a su salud.

El menor fue diagnosticado con encefalitis autoinmune, una enfermedad que le ocasiona convulsiones y otros síntomas como gripa, trastornos del sueño, disfunción del habla y pérdida del conocimiento.

Las consultas fueron suspendidas en el Centro de Alta Especialidad “Doctor Rafael Lucio”, toda vez que fue habilitado por el Sector Salud como un hospital COVID-19.

Secuelas

El niño casi no camina, volvió a utilizar pañal y siempre está medicado para evitar las convulsiones.

A su mamá no le alcanza el dinero para comprar las medicinas. Solo dos veces recibieron el tratamiento por parte del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

«A raíz de todo, me dedico a las ventas, vendo cosas por catálogo, joyería fina, postres, pasteles y gelatinas, con eso más o menos trato de solventar los gastos de mi hijo. Me separé y solamente estamos mis hijos y yo», menciona Karen.

Ahora, están a la espera de conseguir el dinero para cubrir la operación en el hospital particular San Francisco, ubicado en el centro de Xalapa.

«Si los llegara a tener en el estómago (testículos) sería de alto riesgo. Le mandaron a hacer un ultrasonido, pero aún no tenemos los resultados», recuerda su madre.

Hernández Alonso pide el apoyo de fundaciones, instituciones de gobierno y del mismo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para adquirir medicamentos y, sobre todo, para cubrir los gastos de la operación de su pequeño.

Karen creó la página de Facebook “Encefalitis autoinmune Leonardo Daniel” y proporcionó su número celular 2281219618, para recibir ayuda monetaria o en especie, pues la vida de su hijo continúa en peligro.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.