David Páramo

Páramo
David Páramo FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / Mauricio David Páramo Sánchez es el nombre completo de este personaje, que es todo un hito en las áreas económicas de los medios de comunicación en México.

Hijo de periodista, no tuvo que buscarle mucho a la vocación, y desde muy joven ya estaba trabajando para la revista Señal de Alberto Barranco Chavarría, de donde pasó a participar en la fundación del diario El economista.

Había estudiado periodismo en la que a mi parecer es la escuela que mejor forja reporteros (¿o la única?), la Carlos Septién García de la ciudad de México, y de ahí se especializó en el área informativa de la economía, al grado que se ha convertido en un reconocido experto.

“Exasperantemente polémico”, como lo califica uno de sus detractores de cuyo nombre no quiero acordarme, esta característica suya lo ha convertido en uno de los periodistas más influyentes en el tema de las finanzas, y uno de los que mayor credibilidad y rating tiene.

Su estilo desparpajado y confrontador, que se sustenta en ideas convincentes, le ha arrimado un gran público que lo sigue en sus emisiones de Imagen Radio (todos los días a las 8 de la noche), en su columna diaria de Excélsior (“No tires tu dinero”) y en sus intervenciones en el noticiero nocturno de Ciro Gómez Leyva en Imagen TV (poco antes de las 11 pm).

Digamos para definirlo que como comentarista no tiene pelos en la lengua ni tiene medida el largo de su crítica, que endereza contra políticos sin que le importe el rango o nivel de cualquiera de ellos.

Y con Veracruz tiene que ver don David, porque es notable su reiterada opinión negativa sobre el trabajo de la Secretaria de Energía, Rocío Nahle García, quien aunque nació y estudió en Zacatecas, tiene muchos años viviendo en  Coatzacoalcos, al grado que aspira a ser Gobernadora del Estado jarocho a partir del 1º de diciembre de 2024 (o antes).

Dicen los que saben que David trae a Rocío a tiro por viaje, y que no le perdona ninguna de sus pifias políticas, que son reiteradas, por cierto. La pobre de Mary Vázquez Guízar, jefa de prensa de la Nahle, ha llegado incluso a pedirle a su pariente muy lejano, san Rafael Guízar y Valencia, que le haga el milagro de hacer que Páramo olvide a Nahle.

En sentido contrario, David Páramo se refiere en muy buenos términos cuando habla del maestro Gabriel Yorio González, Subsecretario de Hacienda y ése sí nacido en nuestro territorio, en la mera Papantla, cuna del Totonacapan.

No amarra navajas entre la Nahle y Yorio, porque nunca se refiere a ambos en conjunto, pero sí es de notarse el desprecio y el aprecio profesional que tiene por la una y el otro, respectivamente.

En fin, leer o escuchar a David Páramo es una delicia para quienes creemos que el periodismo debe renovarse, que los tiempos actuales exigen nuevas formas de comunicación, y que los reporteros tienen que participar, opinar y crear activamente, para que rescaten a los lectores y auditores que están perdiendo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.