¿Querrá AMLO infectarse para sumar adeptos?

Bloomberg
Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
Prisa inexplicable por abandonar el aislamiento
Con su necedad pone en riesgo a los gobernados

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / UNO NO se explica por qué las prisas del Presidente Andrés Manuel López Obrador de volver a la “normalidad”, cuando la mayor parte de los estados se encuentran en la cresta o cima de la pandemia de CoVid19, con una cantidad de muertos que rebasan los 500 diariamente y un número indefinido de casos activos que oficialmente eran, hasta la noche del martes, 14 mil 718 y 31 mil 878 sospechosos, los que multiplicados por 15 o 20 –a quienes en promedio transmitieron la enfermedad- permite deducir que el problema es serio, y que dar por terminado el programa de Sana Distancia para que los menores vuelvan a clases a partir de Junio sería catastrófico, porque será como exponer al mal e incluso a la muerte, a niños, maestros, papás, abuelos y otros familiares, independientemente de todo lo que gira en torno a la educación. Por lo tanto, habría que preguntar al Presidente Andrés Manuel López Obrador ¿Cuál es la prisa?. Si él quiere exponerse y reiniciar sus giras, pues es su problema porque nadie lo está obligando. Su presencia no es necesaria en ninguna parte del país –a pesar de su inmensa vanidad- ya que todo podría hacerlo desde Palacio Nacional –donde se encuentra aislado dando sus aburridas conferencias mañaneras-, y dejar que la pandemia amaine, porque tampoco es un niño ni un adolescente. Es un adulto mayor, cuyo ego lo obliga a ser necio, caprichoso y obstinado, poniendo el mal ejemplo a los mexicanos ya de por si negados al confinamiento, lo que ha provocado que Estados como Veracruz, donde primero está la convivencia y la “combebencia”, la rumba y guaguancó, los casos se hayan disparado a tal grado que el Estado ya se insertó entre los de mayor contagio y muertes, algo que es sumamente grave, aunque no tiene la culpa de todo el pueblo bullanguero, ya que el de Veracruz es un sistema de salud obsoleto que, por otra parte, es dirigido por un personaje sin experiencia, agreste, como casi todos los personajes que forman parte del Gobierno de la 4T, lo que ha desbordado, además del Coronavirus, padecimientos como el Dengue, e incrementado casos de muertes por cáncer en niños y VIH en mayores.

Y ENTONCES, sabiendo cómo está la situación de Veracruz –Estado que visitaría López Obrador solo para levantarle la mano a su protegido, esa nulidad llamado Cuitláhuac García Jiménez para pregonar al que desea escucharlo que es honesto, honesto, honesto-, el cuestionamiento es inevitable: ¿Cuál es la carcoma del Presidente de abandonar Palacio Nacional durante una semana para recorrer cinco entidades del país?. Si ya no aguanta a su familia pues que se vaya a vivir a su departamento, pero que no pase por alto que es el Presidente de México, y lo aceptemos o no, una circunstancia adversa a su persona repercutiría en el país, peor aún en medio de una crisis sanitaria que podría prolongarse hasta Octubre, sobre todo si continúa poniendo malos ejemplos a sus seguidores de abandonar el confinamiento y salir de casa para volver a una normalidad que ya no existe ni existirá en los años por venir. Porque lo que está pasando no es cualquier cosa, y acaso por ello hasta la Secretaría de Educación que daría el martes un informe de cuando sería el retorno a clases en este ciclo escolar que está por terminar, decidió aplazarlo hasta el viernes, dado las condiciones que presenta la curva no aplanada del CoVid19, aunque deja en claro que la determinación que se asuma serán lineamientos generales que no son obligatorios, pero que se deben tomar en cuenta por los gobiernos estatales para ponerse de acuerdo. Si los gobernadores dicen que no, la postura será respetada porque lo más importante es la vida de los niños, cuando solo falta un mes de clases, espacio que podrían recuperar los alumnos en el próximo ciclo escolar sin riesgos y sin prisas.

POR LO pronto, al menos seis estados del país, entre los que se encuentra Veracruz, no están en condiciones de retornar a la “normalidad” en estos momentos, aunque el Presidente diga lo contrario, esto debido a que concentraban juntos, hasta la noche del martes, 7 mil 924 casos activos de CoVid19, lo que representan más de la mitad del total que persisten en el país. Se trata de la Ciudad de México, Estado de México, Tabasco, Veracruz, Sinaloa, Baja California y Puebla, según revela el informe de la Dirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud. El indicador ofrece una mayor claridad sobre el comportamiento de la pandemia, sobre todo luego de la decisión de los mandatarios estatales de no atender la recomendación del Gobierno Federal para reanudar actividades en los llamados Municipios de la Esperanza, algunos en Guanajuato, donde el gobierno estatal decidió mantener las restricciones de movilidad de personas debido al crecimiento de los contagios, mientras que otros dos ayuntamientos que podrían haber reanudado actividades, hace dos días reportaron los primeros casos de la infección.

EN EL estado había un registro –hasta el martes por la noche- de 431 defunciones en 73 municipios, y Veracruz encabezaba el número de muertes con 127, Coatzacoalcos 68, Poza Rica 56, Minatitlán 27, Boca del Río 11, Cosoleacaque 9, Nanchital y Tihuatlán 7, mientras que Las Choapas, Coatzintla, Martínez de la Torre y Medellín 5; Acayucan, Papantla, San Andrés Tuxtla y Xalapa 4; Alvarado, Ángel R. Cabada, Córdoba, Fortín, Jáltipan y Tierra Blanca 3; Agua Dulce, Ayahualulco, Cazones, Emiliano Zapata, Ixhuatlán del Sureste, Ixtaczoquitlán, Mariano Escobedo, Misantla, Orizaba, Pánuco, Perote, Sayula de Alemán, Soledad de Doblado y Tamiahua 2, pero lo que preocupa es la cifra de positivos ya que alrededor de cada uno podría haber 15 o 20 más que no lo saben, y de estos había registrados 3 mil 261 en 131 demarcaciones y 726 activos, de los cuales Veracruz acumula 1 mil 251, Coatzacoalcos 403, Poza Rica 299, Boca del Río 157, Minatitlán 144, Tuxpan 74, Córdoba 61, Xalapa 52, Medellín 49, Cosoleacaque 48, Papantla 44, Coatzintla 40, Orizaba 35, Tihuatlán 29, Alvarado 28, Cosamaloapan 26, Martínez de la Torre 21, Nanchital y San Andrés Tuxtla 20, La Antigua 19, Tierra Blanca 18, Fortín 17, Las Choapas 16, Agua Dulce y Perote 15, Jáltipan y Río Blanco 14, Acayucan 13, Santiago Tuxtla 12, Ixtaczoquitlán 11, Emiliano Zapata y Manlio Fabio Altamirano 10, Misantla 9, Ángel R. Cabada 8; Amatlán de los Reyes, Ayahualulco, Cerro Azul, Coacoatzintla, Isla, Lerdo de Tejada, Tlalixcoyan y Úrsulo Galván 7; Coatepec, Cuitláhuac, Ixhuatlán del Sureste, Jamapa, Pánuco, Pueblo Viejo y Soledad de Doblado 6; Mariano Escobedo y Tlacotalpan 5; Carlos A. Carrillo, Cazones, Chacaltianguis, Huatusco, José Azueta, Paso de Ovejas, Playa Vicente, Tantoyuca y Tlapacoyan 4.

POR ELLO insistimos ¿Qué motiva a López Obrador a exponerse a la enfermedad? Salvo que fuera una mera vanidad de contraerla para ganar conmiseración y adeptos, y que sus seguidores digan que por jugársela con ellos expone hasta la vida, lo que no dejaría de ser un acto perverso o pervertido, aun cuando siga perdiendo simpatías, pues a decir verdad, ha pasado más de un mes en retiro y nadie lo extraña. Así de simple. OPINA [email protected]

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.