Política Colmillo

Colmillo
Política Colmillo FOTO: WEB
- en Opinión

Sergio González Levet / Uno de los personajes inolvidables de Andrés Bustamante, el Güiri Güiri, es Horacio Cascarín, un supuesto futbolista que hacía las delicias de los televidentes que seguían noche a noche Los Protagonistas, el legendario programa de José Ramón Fernández durante los mundiales de futbol y las Olimpiadas.  

Don Horacio Cascarín era el inventor del “Futbol Colmillo”, una serie de “consejos” muy chistosos debidos a la imaginación de Bustamante, que consistían en todo tipo de marrullerías, para que la Selección Mexicana por fin ganara y llegara al quinto juego en un Mundial. Obvio, nunca le tomaron la palabra a este técnico oficioso y la selección no ha pasado de cuatro juegos (lo que ya logró Costa Rica, para envidia de nuestro poderoso y riquísimo futbol).  

Bueno, pues siguiendo la ironía del Güiri Güiri, parece que ahora los morenistas han inventado la Política Colmillo, que consiste en valerse de artimañas, engaños, trampas para permanecer en la simpatía popular y en el poder. “No mentir, no robar, no traicionar al pueblo”, podría ser una de ellas, por ejemplo.  

Acá en Veracruz, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez está haciendo su mejor esfuerzo y poniendo toda su creatividad para darle forma a la Política Colmillo, con la que el pueblo bueno y honesto caería en la trampa y seguiría pensando que el de Morena es el mejor gobernante que hayamos podido tener en la historia estatal.  

De ahí todas las declaraciones bizarras que a lo largo de la administración cuitlahuista han venido vertiendo el Secretario de Gobierno, Eric L. Cisneros, el doctor-butcher que cobra como Secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, y tantos otros humoristas involuntarios que permanecen en el equipo de Gobierno, como la Xóchitl botanera, inventora de las playas de Papantla y Poza Rica.  

Cuitláhuac trató de salir al paso ayer a las críticas que han estado creciendo porque la bancada morenista y algunos diputados de la oposición que fueron “convencidos” echó para abajo la consulta popular que habría en 2022 para preguntarle a los veracruzanos si querían que siguiera el Gobernador o que renunciara al cargo.  

Y quiso echarle colmillo a su declaración, para ver si caían los avezados reporteros. Con su característico lenguaje y el conocido aplomo con que enfrenta a los micrófonos, el otrora Góber consentido, farfulló que él sí se sometería al juicio de Veracruz y acataría si los ciudadanos se pronunciaran por que le revocaran el mandato.  

Pero, y aquí viene la colmillada, dijo que seguramente no se va a realizar esa consulta porque cuesta muy cara, y no hay dinero en las arcas estatales para ese derroche.  

O sea que sí, pero no, para hablar con sus palabras.  

Cuántas oportunidades ha perdido Cuic de emprender buenas políticas públicas, en su afán de echarle colmillo al asunto, y tratar de envolver al respetable con charlatanerías y razones engañosas.  

La realidad, Gobernador, no es lo que usted o sus colaboradores declaran.  

La realidad es la que es, y usted no quiere hacer nada por mejorarla.  

[email protected] 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.