La peor crisis con el peor gobierno

Nahle
Rocío Nahle y Andrés Manuel López Obrador FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / Por desgracia para los mexicanos la pandemia por coronavirus llegó a nuestro país en el peor momento, con el gobierno más inepto, negligente y mitómano de su historia. El sistema de salud nacional desde hace días que se encuentra rebasado, particularmente en la zona conurbada del país, donde aún no cuentan con el material necesario para atender a los pacientes contagiados por este virus.

El gran desastre político, económico y social que ha ido desencadenando esta pandemia a lo largo del mundo, sin duda tendrá mayor repercusión en los países que estén menos preparados, es decir, que no cuenten con un blindaje (sobre todo económico) para bloquear gradualmente el fuerte golpe que tendrá consecuencias muy graves y de forma masiva en todo el planeta. Especialistas calculan una contracción del 3.9% en el PIB mundial, superando las crisis de 1995 y 2009, además de que la tasa de desempleo se disparará a 11.5% a finales de este mes.

Desafortunadamente la Comisión Económica de la ONU prevé que América Latina sufrirá la mayor recesión económica de su historia; Argentina, Venezuela y México, ¡si, México!, serán los países que sufrirán el mayor impacto de esta recesión.

¿En qué momento México pasó a formar parte de la canasta de países con la peor economía de Latinoamérica? , la respuesta es simple; en el momento en el que las finanzas públicas del país pasaron a las manos del Gobierno de López Obrador, ya que si a datos, cifras y estadísticas oficiales nos vamos, todo demuestra y comprueba que no se veía un decrecimiento económico desde hace varias décadas, como lo vimos el año pasado con la recesión que atravesó el país de -0.2%, y si a eso le sumamos la pérdida de miles de empleos formales en todo el país el año pasado, las proyecciones para este 2020 con la crisis económica mundial no es para nada alentadora, y mucho menos para México con este devastador escenario local.

La manera de manejar esta crisis sanitaria por parte del gobierno ha sido, como todos sabemos, bastante negligente, dado que la cabeza de este, es decir el Presidente, ha sido increíblemente irresponsable, comenzando por alentar a seguir saliendo a la calle, a pesar de que ya había llegado la pandemia al país, sin embargo, eso se queda corto, si lo comparamos con las decisiones que recientemente ha tomado, comenzando por ordenar a la Secretaria de Energía Rocío Nahle negarse a reducir la producción de petróleo en la reunión de la OPEP, cuando que ya se sabía a nivel mundial el impacto que tendría esta crisis económica en el sector energético, pues como era de esperarse sólo un par de días

después se desplomó su valor a tal grado que incluso se tuvo que llegar a pagar más de 2 dólares a los clientes para que se llevarán los barriles de petróleo. Emanado de eso, López Obrador ha hecho declaraciones tajantes sobre que no aceptará jamás la cancelación de su proyecto estelar: la refinería de “Dos Bocas” en Tabasco, a pesar de su altísimo costo y de la evidente inviabilidad de sus futuras funciones, sabiendo que esos fondos podría utilizarse para surtir de material e insumos a los cientos de hospitales del país que hoy se encuentran rebasados por la gran cantidad de pacientes infectados de Covid-19. Así mismo, apenas hoy reconoció que debemos prepararnos para la fuerte caída que sufrirá el PIB de nuestro país en los siguientes meses.

Hoy tenemos un Presidente, rebasado, ignorante, necio, negligente, irresponsable y mitómano, que engaña, miente y descalifica a todo aquel que ya no solamente no concuerda con él, sino también a aquellos que simplemente denuncian la falta de atención y capacidad en el sistema de salud. Por lo pronto su aprobación y popularidad van en picada, así como una (cada vez más cercana) evidente destitución por su criminal actuación en esta crisis que tiene al país al borde del desastre total.

Ahora sólo el tiempo dejará en manos del pueblo mexicano el futuro del pésimo inquilino que hoy tenemos en Palacio Nacional.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.