¿El principio del fin?

Coronavirus
¿El principio del fin? FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco vargas / Fue hace aproximadamente 3 meses cuando se conoció el primer caso de coronavirus en Wuhan, China, en ese momento, ni siquiera los italianos o los españoles se imaginaban que esa enfermedad tendría en este momento al mundo entero de rodillas. Pues es que este nuevo virus conocido oficialmente como COVID-19, ya ha contagiado al día de hoy a más de 215 mil y terminado con la vida de más de 8 mil personas en todo el mundo. Desafortunadamente las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud y expertos en la materia, prevén un escenario catastrófico para las próximas 8 semanas, afectando aún más el sector comercial y económico a nivel global, con pérdidas de cientos de miles de millones de dólares en decenas de países, en donde tardaremos mucho tiempo en recuperarnos, y lo más alarmante, miles de contagios y decesos humanos más.

México es, sin duda, uno de los países más marginados y expuestos ante esta crisis sanitaria mundial, comenzando por no tomar las medidas de prevención necesarias, además de lógicamente no tener la infraestructura de salud y un respaldo económico para una emergencia de esta magnitud, así mismo, si a eso le sumamos la ausencia de sentido lógico, remplazado por la ignorancia de tomar a la ligera esta pandemia e incluso llegar a especular de conspiraciones o de ser una noticia irreal, tenemos naturalmente, mayor probabilidad de expandir la propagación del virus que no distingue entre ricos o pobres, pero si entre jóvenes y adultos, ya que los adultos mayores de 60 años son mucho más susceptibles a contraerlo.

La catástrofe ya llegó, y aún millones de mexicanos se niegan a digerir en el fondo las noticias sobre esta delicada situación, en gran parte porque su forma de vida laboral los limita a estar expuestos a mayor probabilidad de contagio, es decir, que si bien conocen a ciencia cierta el virus y el alto grado de su peligrosidad, su mente automáticamente desvía la aceptación de su existencia, creando (adrede) falsas hipótesis sobre la presencia del virus en México, su poca probabilidad de que sean contagiados o el afirmar que existirá una cura viable y que todo esto se revertirá en poco tiempo, algo que si uno analiza y reflexiona (desde los zapatos de personas que prácticamente tienen como obligación trabajar 6 o los 7 días de la semana y que si dejan de hacerlo tan sólo por un par de días, su familia se queda sin comer) es congruente. La consecuencia de estos hipotéticos y para muchos inconscientes afirmaciones se agravan cuando se descalifica a los extranjeros o mexicanos en otros países, sobre todo en Europa, que atravesando la etapa más crítica de esta pandemia, nos envían recomendaciones de auto aislarse y evitar al máximo el contacto con demás personas (algo que insisto, no todos tenemos el privilegio de poderlo hacer).

No existen precedentes recientes sobre la grave crisis que estamos atravesando, ni siquiera el “Ebola” o la “Influenza AH1N1” han tenido resultados tan devastadores como los que está dejando el “Covid-19”, que si está terminando con la vida de miles de personas de diversas nacionalidades y al mismo tiempo por consecuencia está destruyendo sus economías de forma alarmante. En este sentido, si se comparará con las pérdidas que se tuvieron hace 11 años en la crisis económica mundial del 2009, las cifras son desgarradoras, doblegando a las 2 principales potencias económicas del mundo (China y Estados Unidos) y golpeando cada vez más fuerte a otras naciones como España, Italia, Japón, Canadá y muchas otras más de Asía, Europa y América.

El futuro a corto plazo no es nada prometedor, y para desgracia de México, las cifras cada vez empeoran más, superando incluso las estadísticas de los propios italianos, que en los primeros 22 días (cifra de la aparición del primer caso de coronavirus hasta el día de hoy en México), los italianos pasaron de 1 a 17 casos en los primeros 22 días, en contraste a nuestro país, que del día 1 al 22, es decir hoy, pasamos de 1 a 164 casos confirmados, algo realmente alarmante, ya que al día de hoy los italianos suman más de 41,035 contagiados y más de 3,000 personas muertas, agregando el desahuciar a infinidad de pacientes por no contar con la suficiente infraestructura de salud.

En conclusión (coincidiendo con la canciller de Alemania Angela Merkel) la crisis que atraviesa  actualmente el planeta entero es la peor desde la segunda guerra mundial, y el reto al que nos compromete como raza humana es el más grande en la vida como ciudadano para muchos, aprender a  valorar y analizar cada paso que damos con respecto al desarrollo del mundo. Y darnos cuenta que Dios o en su caso la naturaleza está enviando un claro mensaje a todos los humanos, los cuales somos infinitamente diminutos comparados con la fuerza de algo completamente superior capaz de destruir nuestra civilización de inmediato. ¿Será este el principio del fin? ¿O una advertencia que costará miles o quizás millones de vidas humanas?

Dios proteja a México y a la humanidad.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.