Agua Santa 1: zona insegura donde policías abandonaron caseta (reportaje)

Santa
Un pequeño cubículo se observa sobre la calle Agua Santa, casi esquina con la avenida 20 de Noviembre, en la colonia Badillo. Los cristales de las ventanas están rotos y una cartulina con anuncios para la renta de departamentos, cubre algunos hoyos FOTO: JUAN DAVID CASTILLA
- en Carrusel, Estatales

Juan David Castilla Arcos / Xalapa, Ver. Un pequeño cubículo se observa sobre la calle Agua Santa, casi esquina con la avenida 20 de Noviembre, en la colonia Badillo.

Los cristales de las ventanas están rotos y una cartulina con anuncios para la renta de departamentos, cubre algunos hoyos.

La basura es abundante, sobre todo al interior del espacio -de unos dos metros cuadrados-.

La pared trasera fue ilustrada y decorada con grafitis, una modalidad de pintura libre, destacada por su ilegalidad y generalmente realizada en espacios urbanos.

La caseta de vigilancia ha estado abandonada durante más de dos años.

Fue en 2017 cuando los vecinos cooperaron para dar mantenimiento al espacio.

Era el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares. La gente de la zona había pedido a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), en ese entonces comandada por Jaime Téllez Marie, la asignación de elementos para hacer funcionar la caseta.

Los atracos y los robos a casa habitación se habían convertido en el “pan de cada día” en ese lugar.

Por ello, tres elementos de la Fuerza Civil fueron encomendados a ocupar la caseta para vigilar la colonia.

Jaime López Sánchez, un señor de unos 65 años, recuerda que hasta llevaban desayuno y comida a los policías para que siguieran resguardando la unidad.

Se les observaba en turnos de 8:00 a 18:00 horas.

Inversión vecinal

Para ello, la gente se había organizado y solicitado autorización del ayuntamiento de Xalapa, en la administración de Américo Zúñiga Martínez, para rehabilitar el espacio.

Los vecinos realizaban reuniones de manera periódica. Allí, cada uno aportaba la cantidad de dinero que podía.

Se recaudaban fondos para invertir en vidrios para las ventanas, pintura y hasta para reparar el sistema de agua potable en el sanitario.

«Cada quien daba lo que podía. Cambiamos vidrios porque no tenía vidrios, les pintamos, se arregló su tinaco para que tuvieran agua e hicieran sus necesidades», relata don Jaime.

Se pretendía que los elementos de la SSP estuvieran en un espacio digno para que pudieran trabajar.

«Algunos vecinos les llevábamos de almorzar, de comer, a los policías, para que no dejaran de ir».

Sin embargo, después de unos 90 días, los policías no volvieron a presentarse.

Desde entonces, la caseta luce abandonada y vandalizada.

La pintura verde y blanca de la fachada tiende a desboronarse. El descuido es notorio.

Los vecinos temen por su seguridad. Seguido escuchan sobre asaltos a mano armado y demás hechos violentos.

Guarida de delincuentes

Las personas creen que la inseguridad ha repuntado en los últimos meses.

Dos escuelas han sido saqueadas varias veces: la primaria “José Vasconcelos” y el jardín de niños “Edwin Salas”.

La zona requiere vigilancia policial durante las 24 horas del día para hacer frente a la delincuencia.

Se necesita también la instalación de cámaras de videovigilancia, al tratarse de una zona insegura.

«La caseta había funcionado, ya no había tantos delitos, pero no duró la vigilancia, los policías se fueron y no han regresado, dudo que a estas alturas lo hagan», opinan los vecinos.

Los habitantes consideran que las áreas verdes son una “guarida de delincuentes”.

Anteriormente, personal del Área de Parques y Jardines brindaba mantenimiento al lugar. Ahora, los vecinos tienen que cooperar para pagarle a alguien que lo haga.

«Es un área verde que está muy escondida, es donde están los andadores o la cancha de básquetbol».

Los baños que fueron construidos en la zona deportiva, cuando David Velasco Chedraui era presidente municipal, también son utilizados como escondite por los delincuentes.

«La chapa de uno de los baños fue forzada y ahora ahí se meten los malvivientes, casi se duermen ahí».

La gente también demanda que sean instaladas cámaras de videovigilancia para captar a quienes comenten atracos.

Sólo en uno de los andadores hay hasta cuatro equipos de este tipo.

Ejecuciones

El pasado 7 de septiembre, un hombre murió en el hospital, tras haber sido atacado a balazos en Agua Santa 1.

La víctima fue atacada a tiros sobre la escalinata de la calle 18 de Marzo.

Recibió dos disparos en la cabeza y otro en un brazo.

Cabe recordar que el pasado 16 de octubre una pareja de jóvenes fue asesinada a balazos, sobre el parque “Luis Espinoza Gorozpe” de la colonia Modelo, cerca de Agua Santa 1.

En la entidad veracruzana es alarmante la cifra de homicidios dolosos.

De enero a octubre, se contabilizaron mil 173 de manera oficial, de los cuales, 737 ocurrieron con arma de fuego y 176 con arma blanca.

El Informe de Incidencia Delictiva del Fuero Común 2019 muestra que ocurrieron mil 849 homicidios, siendo solo 676 los culposos.

El Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) exhibe en su portal de transparencia que se han registrado mil 564 robos a casa habitación: mil 90 sin violencia y 474 con violencia.

También contabiliza mil 362 robos con violencia a transeúnte en la vía pública en el mismo periodo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.