“Una vejez en plenitud”

Vejez
Actividades con adultos mayores en la Quinta de las Rosas FOTO: ÉDGAR LANDA
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / Sus rostros han cambiado. No son más aquellos jóvenes con piel lozana y ágiles movimientos.

Hoy, su dinamismo es lento. Algunos con miradas en el horizonte, meditando sobre su tiempo, otros más se enfrascan en sonrisas, se reúnen y tratan de recrearse en actividades que generen un bienestar físico y mental.

Se agrupan, se toman de sus manos y en expresivas evoluciones participan, con variaciones que dejan feliz al concurrente. Así es la gente de la tercera edad que se congrega todos los días en la estancia para el adulto mayor, “La Quinta de las rosas”, aquí en Xalapa, ver.

El pasado lunes 25 de noviembre, tuve la oportunidad de convivir con estas personas,(Les leí un par de poesías de mi inspiración) aunado a que vino una comitiva desde el estado de Michoacán. Gente entusiasta que participó en un sinfín de actividades hermanando ambos estados.

Actividades como zumba, poesía, bailes de salón, así como otras actividades deportivas fueron un tiempo de compases a través de una amistad sincera, la que da la madurez.

Diversos estilos, emociones enfundadas en toda esa gente que aun en sus inviernos participa en la primavera de sus ilusiones. No sé si yo llegue a la vejez. Ver a todas esas personas tan entusiastas, libres, alegres, disfrutando de lo que la vida les obsequia me transportó a ¿Cómo seré si llego a una edad adulta?

Quizás siga siendo aquel que siempre sonríe y agradece de cada cosa que sucede en mi vida, quizás siga yo compartiendo como hasta ahora lo he hecho de una forma desinteresada, únicamente por ver a mi prójimo sonreír, aportando de lo que mi existencia me ha puesto en mi camino. Lo que sí sé, es que quisiera ser como ellos.

Hoy vi la vida de una forma diferente, con mi cámara fotográfica logré captar la atención de todos ellos, les tomé su mejor ángulo, unos, renuentes porque pensaban que yo les cobraría la foto, cosa que cuando les expliqué que se les obsequiaría sonrieron de una forma natural.

La actividad en esta edad adulta son factor primordial para continuar con la salud, poder compartir a través de juegos, bailes que los hace desinhibirse de tal forma que ellos, a pesar de las arrugas siguen teniendo un corazón joven y prosiguen deleitándose de la vida.

Ese día aprendí que la vejez está en nuestra forma de ser, cuando perdemos ese gusto por vivir y nos quedamos encerrados a la espera que llegue nuestra muerte.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.