Se diluyen los contrapesos

Bancada
La diputada María Josefina Gamboa Torales, mediante oficio, al que se dio lectura frente al Pleno, durante la Segunda Sesión Ordinaria, del Primer Período de Sesiones Ordinarias, del Segundo Año de Ejercicio Constitucional, notificó que, en el ejercicio pleno de sus derechos, decidieron retirarse de su actual bancada, Partido Acción Nacional (PAN), y conformarse en el Grupo Legislativo Mixto De Acción Nacional-Veracruz FOTO: LEGISVER
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

Son golpes leves, ligeros “jabs”, pero que preparan el puñetazo definitivo. *** Este jueves el Congreso del Estado impuso una multa de dos mil unidades de medida y actualización (UMA), a Miguel Ángel Yunes Linares, “por la comisión de infracciones a los principios de imparcialidad y de equidad en la contienda electoral del año 2018, previstos en el artículo 79 de la Constitución local, cuando se desempeñaba como gobernador constitucional del estado de Veracruz”. *** Una bicoca para el acaudalado cacique de El Estero, algo cercano a los 170 mil pesos. *** La sanción fue ordenada por el Tribunal Electoral de Veracruz, luego de establecer que hizo difusión de propaganda gubernamental y promoción personalizada, en tiempos prohibidos por la ley. *** Una repetición constante de este tipo de golpes, termina causando heridas severas.

* * *

Lo anticipó hace más de un año el doctor Herminio Sánchez de la Barquera, una autoridad en Ciencias Sociales y Políticas: Una república federal como México, requiere de muchos pesos y contrapesos, pero ante los resultados obtenidos en la última contienda electoral, ese sistema se ve comprometido y podría darse una tendencia a la concentración de poder.

Los partidos políticos derrotados quedaron reducidos a su mínima expresión, esto es muy peligroso porque no hay capacidad de oposición, no hay una manera de hacer un contrapeso en el Legislativo. La pregunta es: ¿Qué partidos pueden ejercer de manera cumplida su papel de oposición?”.

Veracruz es, en gran medida, una réplica de lo que sucede a nivel nacional. Aquí, como allá, el partido en el poder se ha apoderado de todas las posiciones de decisión, de todos los órganos autónomos, de todas las instituciones que tienen como propósito, precisamente, evitar que un solo grupo avasalle a las minorías.

La búsqueda de esas posiciones es algo natural en los partidos políticos. A final de cuentas se trata de agrupaciones de ciudadanos con ideas o proyectos comunes, en busca de posiciones políticas que les permitan hacer realidad sus objetivos.

Sin embargo, cuando se da tal desequilibrio entre las diversas fuerzas representados en los órganos de elección popular, se corre el riesgo de caer en la tentación del autoritarismo. Para quien está en el poder, no hay decisión que le sea vetada, pues supera ampliamente a quienes pudieran oponerse.

El escenario se agrava cuando las organizaciones políticas que deberían representar el contrapeso, aquellas que tienen una visión distinta del rumbo que debe tomar esta entidad, no logran resolver sus conflictos internos y terminan pulverizándose.

Ahí está el caso del Partido Acción Nacional (PAN), la segunda fuerza política representada en el Poder Legislativo de Veracruz, que como consecuencia de su proceso interno para la elección de su dirigencia estatal, terminó partido en dos grupos con visiones y objetivos diametralmente opuestos, que por separado no serán capaces de poner freno a los excesos de Morena, poseedor de la mitad de los votos en el Congreso local.

El Grupo Legislativo del PAN, que originalmente estaba conformado por 13 diputados, se partió en dos. Aquellos que siguen velando por los intereses de Miguel Ángel Yunes Linares y que se vieron desplazados por el nuevo dirigente de su partido, Joaquín Guzmán Avilés, decidieron conformar su propia bancada, con Joséfina Gamboa como su coordinadora, a la que se sumaron Montserrat Ortega Ruiz (esposa y “socia” de Pepe Mancha), María de Jesús Martínez Díaz (gente de Chuy de la Torre, de quien fue su suplente en la diputación federal), María Graciela Hernández Íñiguez (hija del presidente municipal de Misantla, Othón Hernández, aquel que enfrenta denuncia penal por violar la ley de protección animal); Sergio Hernández (que pasó de cargarle el portafolios a Pepe Mancha, a coordinar la bancada panista en el bienio de Yunes Linares y tras su reelección se mantuvo como coordinador mientras Mancha fue dirigente), Arturo Serna Barajas (legislador por Álamo, quien a principios del presente año amagó con abandonar la bancada panista pero días más tarde se arrepintió) y Juan Manuel de Unanue Abascal (diputado por Boca del Río, quien aspira a competir por la alcaldía boqueña en el 2021, como se lo prometió Yunes Linares).

El grupo que mantendrá las silglas de Acción Nacional lo encabeza Omar Miranda Romero, a quien se le suman Nora Jessica Lagunes Jáuregui y Enrique Cambranis Torres (aquellos que fueron expulsados de la bancada por Sergio Hernández), así como Rodrigo Garzía Escalanta (hijo de Ricardo García Guzmán, cacique político en Pánuco), y Bingen Rementería (hijo del senador panista Julen Rementería y quien aspira a competir por la alcaldía del puerto de Veracruz, en sustitución del hijo de Miguel Ángel Yunes, Fernando).

Mientras tanto, el grupo legislativo que conformó desde el inicio de la actual Legislatura Gonzalo Guízar Valladares (y que corría el riesgo de desaparecer, luego de que uno de sus tres integrantes, Éric Aguilar López, anunció su decisión de separarse y continuar como “independiente”) se mantendrá vigente con la incorporación de la diputada María Candelas Francisco Doce, quien pasa del Grupo Legislativo de Morena al llamado “Del Lado Correcto de la Historia”.

Algún compromiso habrá tenido que hacer el coordinador de esa minibancada.

Una bancada de Morena, dos bancadas del PAN, una que conforman diputados del PRD y Movimiento Ciudadano, otra con representantes del PRI y del Partido Verde, además de la de Gonzalo Guízar, lo que hace un total de seis grupos legislativos.

Una verdadera Torre de Babel.

* * *

Epílogo.

Con 36 votos a favor, sin votos en contra o abstenciones, el Pleno del Congreso local designó a Rafael Ambrosio Caballero Verdejo como titular de la Contraloría Interna de la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE), para sustituir a María del Pilar Beltrán Cisneros, quien renunció a ese cargo el pasado 4 de octubre. Rafael Ambrosio Caballero Verdejo fue Director de Fiscalización del gobierno estatal y fue incluido en una terna que también integraron José Alberto Hernández Melgarejo y Claudia Pérez Burguete. *** Hubo ajustes en las comisiones legislativas. A partir de la nueva integración de la Mesa Directiva, en la que la diputada Brianda Kristel Hernández Topete asumió la vicepresidencia, Alexis Sánchez García fue nombrado presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Atención a Grupos Vulnerables, secretario en la Comisión de Hacienda del Estado y vocal en la Comisión de Vigilancia. *** En virtud de que el diputado Rubén Ríos Uribe asumió la presidencia de la Mesa Directiva Víctor Emmanuel Vargas Barrientos tendrá la presidencia de la Comisión Instructora; José Manuel Pozos Castro preside la Comisión de Procuración de Justicia y Raymundo Andrade Rivera será vocal. En la Comisión de Seguridad Pública, Pozos Castro será secretario. *** Ahí mismo se anunció que Alexis Sánchez García será el coordinador del Grupo Legislativo Mixto de MC y PRD.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.