Esta violencia duele

Violencia
Rogelio Ayala Palomino, exalcalde de Yecuatla FOTO: WEB
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

Se anticipaba una asonada en los órganos de gobierno del Partido Acción Nacional (PAN) en Veracruz. *** Joaquín Rosendo Guzmán Avilés salió a dialogar con los medios de comunicación y anticipó que “José de Jesús Mancha y sus incondicionales” intentarían efectuar una sesión de Consejo Estatal con la finalidad de modificar las comisiones, para colocar a sus incondicionales y conseguir la expulsión de los diputados panistas Nora Jéssica Lagunes y Enrique Cambranis. *** A raíz de que el coordinador de la bancada panista en el Congreso local, Sergio Hernández, decidió –en forma unilateral- expulsar a esos dos diputados de su grupo, anunció que iniciaría las gestiones para que fueran expulsados del partido, con el argumento de que con sus decisiones estaban favoreciendo a la bancada de Morena. *** Varios errores cometió Sergio Hernández. Entre otros, asegurar que contaba con el aval y la firma del resto de los integrantes de su bancada, lo que de inmediato fue desmentido al menos por tres de ellos. *** Este mismo domingo José de Jesús Mancha, ostentándose aún como “Presidente del Consejo Estatal del PAN” (a pesar de que su posición como dirigente de ese partido fue revocada por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación) dio a conocer que debido a que “la sesión programada para el domingo 21 de julio ha causado mucho revuelo e incertidumbre con respecto a la integración, en específico, de la Comisión Auxiliar de Orden y Disciplina Interpartidista (…) en aras de velar siempre y en todo momento por la unidad y bienestar de Acción Nacional, es que he tomado la decisión de cancelar la sesión del Consejo estatal”. ***  Ya no será él quien convoque, sino el delegado que envíe el Comité Nacional. Pepe Mancha ya no es ni volverá a ser dirigente del PAN en Veracruz.

* * *

Su cuerpo y el de uno de sus trabajadores, ambos sin vida, fueron encontrados la mañana de este domingo en El Chalahuite, junto al camino que lleva al río.

Un día antes, el sábado, Rogelio Ayala Palomino, conocido como “El Chamaco de Oro”, expresidente municipal de Yecuatla y exdiputado federal suplente (de Adolfo Mota Hernández) fue “levantado” cuando viajaba por la carretera Yecuatla-Colipa, a bordo de una motocicleta.

Todo fue muy rápido.

Se sabe que ese mismo sábado los secuestradores se comunicaron con la familia y exigieron el pago de dos millones de pesos por su liberación. Horas después se entregó el rescate, pero a pesar de ello los secuestradores lo llevaron cerca de la entrada a su pueblo y lo asesinaron.

Este lamentable suceso, que sacudió a un importante sector de la clase política de Veracruz y que acabó con la vida de un buen ser humano, muy apreciado en su entorno, se dio justo cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador cumplía con su octava visita a la entidad desde el primero de diciembre del año pasado.

Mientras tanto, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, admitía un repunte en la incidencia delictiva a nivel nacional, y un ascenso, aunque marginal, de los homicidios dolosos en Veracruz, del mes de mayo al de junio del presente año (4.2%).

Aunque su visita fue para supervisar los trabajos en materia de Salud, en Chicontepec Andrés Manuel López Obrador se refirió a la delincuencia:

¿Qué es lo que hicieron estos corruptos? Abandonaron a los jóvenes, les dieron la espalda a los jóvenes, lo único que hicieron fue etiquetarlos, llamarles ‘ninis’, que ni estudian ni trabajan, y no hicieron nada por ellos; dejaron un ejército de jóvenes para ser reclutados, tentados por la delincuencia, que los engancha con el lujo barato, ofreciendo una vida fácil, vacía, efímera, transitoria, ese es el camino de la delincuencia, pero no se hacía nada por jalar a los jóvenes”.

Y en la víspera de la llegada del Presidente, la noche del sábado, tres sujetos, identificados como Gerardo Domínguez Contreras (elemento de Seguridad Pública), y los soldados Oscar Daniel Reyes Contreras y Neftalí Reyes Contreras, atacaron y dieron muerte a una persona con la que tuvieron un percance automovilístico.

Aunque no ha sido confirmado, desde la noche del mismo sábado surgió la versión que los presuntos responsables (ya detenidos) forman parte de la escolta de un alto mando de la policía estatal.

El fuego no se combate con fuego. La violencia no la deben iniciar nuestras autoridades.

Falta mucho por hacer en materia de prevención del delito, una tarea que ocupará los seis años y más.

* * *

Epílogo.

El anuncio no es menor. Lo hizo Andrés Manuel López Obrador en Chicontepec: “Ya pronto va a ser también delito grave la evasión fiscal, sobre todo, la expedición de facturas falsas”. Una práctica común, extendida en todo el país. *** Ante el activismo mediático mostrado las dos últimas semanas por Javier Duarte, ya hubo reacciones. De pronto hoy se acuerdan que fue denunciado por desaparición de personas, o barbaridades como aquella de que “les aplicaba agua oxigenada, en lugar de medicina, a los niños enfermos con cáncer”. Dolió -¡vaya que dolió!- cada dardo lanzado por el exgobernador de Veracruz. *** Al parecer ya alguien le sugirió que moderara sus apariciones, pero se da oportunidad para responder todos los ataques. Javier Duarte seguirá siendo tema de conversación durante un buen rato.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.