La ira

Ira
La ira FOTO: WEB
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / 

El necio da rienda suelta, pero el sabio la reprime. (Proverbios 29:11)

– ¿Ya viste lo que le sucedió a una persona allá en Veracruz? –

Me dice mi hermano de una forma bastante asombrada, acompañado de un video en donde se ve de una manera explícita la forma en donde a un individuo le clavaron un puñal en su cabeza

La ira es una emoción que nos acompaña durante toda nuestra vida. Actuar bajo el influjo de ella es contrarrestar el aprendizaje, es echar atrás la madurez y volcarnos a actuar como trogloditas sin llegar acaso a meditar sobre las consecuencias que esto conlleva. ¡La ira hay que controlarla!

Lo que le sucedió a este sujeto en mención no fue otra cosa que recibir lo que en su ser anidó por unos instantes, olvidándose de que si actuamos de una forma incorrecta solo recibiremos el doble de la dosis que hemos inyectado en la otra persona.

Proceder en este tipo de conductas no nos deja nada bueno. La condición de cada individuo va guiada por las circunstancias en las cuales si no somos sensatos caemos en una práctica nociva tanto para nosotros como para los demás.

Después de este trágico suceso ya nada será igual, el agresor se irá a la cárcel y el agredido vivirá sin uno de sus ojos, lamentándose de por vida el haber actuado de una forma visceral.

¡Piensa para hacer, y no hagas para pensar!

Pd. No se enojen, sonrían, y que sea la prudencia la guía para poder continuar nuestra obra aquí en la tierra.

 

*Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores independientes A.C.*

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.