Según Marcial Maciel, tenía permiso del Papa; Naasón Joaquín dice que un apóstol de Dios no puede ser juzgado por sus acciones

Los casos de Marcial Maciel y Naasón Joaquín García, tienen muchas similitudes FOTO: WEB

El abuso de menores es un verdadero atentado contra la parte más sensible de la sociedad. Se atropellan no sólo los derechos de la víctima, también lesiona y se roba el futuro de los transgredidos. El escándalo en el que se encuentra envuelto Naasón Joaquín García, líder de la Iglesia de la Luz del Mundo, quien fuera detenido este martes en Sacramento, California por los delitos de trata de personas y producción de pornografía infantil, violación de un menor y otros delitos, no es un caso nuevo en el ámbito religioso ni tampoco es privativo de esta agrupación evangélica.

El 3 de marzo de 2010, la Oficina de Comunicación de los Legionarios de Cristo reconoció los abusos de Marcial Maciel por medio de un comunicado —a raíz de la aparición en público de tres de sus hijos— donde menciona lo siguiente: «Comprendiendo las difíciles circunstancias que han vivido y están viviendo. Los legionarios de Cristo en los últimos años hemos ido conociendo progresivamente, con sorpresa y con gran dolor aspectos ocultos de la vida del padre Maciel». Este personaje, argumentaba que padecía de una extraña enfermedad que los niños podían ayudar a aliviar; que se necesitaba una muestra de semen para un examen y un “ayudante” para extraérselo.

Pues se sabe que Naasón Joaquín García también decía que, si alguien se negaba a sus propuestas, era como ir en contra de la voluntad de Dios y que los reyes pueden tener concubinas y que un apóstol de Dios no puede ser juzgado por sus acciones. Pues es cierto que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario, sin embargo, al igual que a Marcial Maciel, los gobiernos priistas siempre hicieron oídos sordos a las acusaciones en contra del líder de la Luz del Mundo.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.