Falta de información y opacidad en el comercio indebido de la sangre de los bancos de sangre en Xalapa, la utilidad financiera por encima de la reglamentación obligatoria

Sangre
Donación y bancos de sangre FOTO: WEB
- en Opinión

Ricardo Peña Olvera / Cuando las circunstancias nos remiten (tarde o temprano irremediablemente) a necesitar los servicios de salud en general, nos suceden (para quienes somos neófitos en el tema médico) una serie de eventos que se convierten en ocasiones en verdaderos viacrucis, a veces incluso con desenlaces fatales.

Existen un sinnúmero de profesionales en el área médica que con su responsabilidad y compromiso nos atienden y nos otorgan servicios de calidad y calidez que nos permiten recuperar la salud.

Cuando alguno de estos profesionales médicos, como parte de su diagnóstico, programan alguna cirugía, en ocasiones; por prescripción médica, se debe anticipar una posible transfusión de sangre y es aquí donde se inicia la búsqueda de información acerca de qué son y cómo funcionan los bancos de sangre.

Veracruz es el segundo Estado con más bancos de sangre en el país con 46 centros registrados, solo por detrás de la CDMX que cuenta con 68, de acuerdo con el padrón del Centro Nacional de Transfusión Sanguínea (CNTS), Organismo encargado del registro de los mismos.

Según la definición establecida por la Norma Oficial Mexicana NOM-253-SSA1-2012, es el establecimiento autorizado para obtener, recolectar, conservar, aplicar y proveer sangre humana, así como para analizar y conservar, aplicar y proveer componentes de la misma.

El 26 de octubre del 2014, en el Diario Oficial de la Federación, el CNTS emitió la actualización de la Norma Oficial Mexicana NOM-253-SSA1-2012 Para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos. El 21 de abril del 2015, se firmaron las Bases de Colaboración para el Intercambio de Información de Establecimientos de Transfusión Sanguínea, entre el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

La Medicina Transfusional es la ciencia que tiene como objeto la conservación y el restablecimiento de la salud apoyada en la terapia transfusional, aplicando al paciente los elementos sanguíneos celulares o plasmáticos que requiera, incluso en Xalapa existe un banco de sangre que utiliza esta ciencia como parte de su nombre comercial, el Centro de Medicina Transfusional y Estudios Especializados, Xalapa, ubicado en la calle 5 de Febrero en el Centro de la ciudad.

A principios de febrero de este año, acudió una paciente que se encontraba próxima a someterse a una intervención quirúrgica (entre otros casos que hemos recabado), al Centro de Medicina Transfusional y Estudios Especializados, Xalapa, solicitando los servicios de suministro de dos unidades de sangre, y de acuerdo a los lineamientos del negocio, le informaron que si contaba con donadores, el costo sería de $2,500 por cada uno, y si no contaba con ellos, podrían proporcionársela a un costo de $4,000 cada unidad, al final se presentaron 3 donadores, de los cuales solo dos pudieron donar, y aun así, fueron cobrados aproximadamente $9,000 en total; quedando pendiente el cobro del traslado de la sangre, ya que se le informó que el costo de transportación varía si es fin de semana y de acuerdo al horario, mismo costo que bajo ninguna circunstancia sería facturable.

El hecho, es que por el buen desempeño del médico, las dos unidades de sangre no fueron necesarias para la intervención, y un par de días después al haber obtenido la respectiva alta médica, la paciente se comunicó al Centro de Medicina Transfusional y Estudios Especializados, para solicitar que la sangre que ya se encontraba pagada, pudiera ser donada a algún paciente del Centro Estatal de Cancerología del Estado de Veracruz (CECAN).

La respuesta fue totalmente negativa, dijeron que por razones de “leyes y protocolos internacionales”, solo podía administrarse la sangre para la persona que contrató el servicio y que se contaban con 20 días naturales para la utilización de las unidades de sangre contratadas, ya que por “normatividad” pasado dicho periodo se procede a su desechamiento, situación que no corresponde con los daos técnicos del manejo de la sangre, que establecen que al ser un producto perecedero, los hemoderivados se conservan en diferentes condiciones y por lo tanto tienen una duración variable: los glóbulos rojos se conservan a +4ºC y duran hasta 42 días; las plaquetas se conservan en agitación constante a temperatura ambiente (+20-+22ºC) y tan solo duran 5 días, y el plasma se congela a -40ºC y dura hasta 2 años.

Incluso el médico responsable de la operación, solicitó la donación de la sangre ya pagada para un paciente del IMSS, negándose el Centro de Medicina Transfusional y Estudios Especializados con todas las alternativas propuestas, bajo el argumento que “por la normatividad y disposición nacional” no la podían donar a ninguna institución, por carecer de un convenio previo.

La comunicación se realizó solamente con la señorita recepcionista que toma las llamadas, cobra y otorga las asesorías, ya que el médico responsable nunca atendió las llamadas y las visitas, entonces se intentó localizar algún dato en su página de internet, pero resulta que no cuentan con alguna, y ello impide que se permita conocer quiénes son, que hacen, cuáles son los derechos que como consumidor o usuario de sus servicios se tienen, contraviniendo lo establecido en la Norma Oficial Mexicana NOM-253-SSA1-2012.

De conformidad con la NOM referida, existe el protocolo que establece el manejo y desino que debe tener la sangre obtenida en este tipo de centros, e incluso la COFEPRIS instituye una supervisión y seguimiento en la operación de los mismos.

Cabe señalar que todos los días existen numerosas personas en nuestros hospitales que necesitan una transfusión de algún componente de la sangre, normalmente la gente relaciona necesidad de sangre con accidentes de tráfico o intervenciones quirúrgicas, sin embargo, existen varios procesos que requieren de una transfusión sanguínea: enfermedades crónicas, leucemias, cáncer, politraumatismos, quemados, etcétera; incluso la PROFECO tiene la obligación jurídica de observar el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas de los establecimientos comerciales, incluidos los bancos de sangre.

No es óbice lo anterior, para manifestar que la Secretaría de Salud del estado debe atender y verificar que los bancos de sangre de Veracruz no sean un negocio mercenario a costa de los ciudadanos, que por diversas circunstancias tenemos la necesidad de acudir con quienes prestan este tipo de servicio.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.