Pocito de Nacaquinia

Nacaquinia
María Félix y Pedro Infante en la escena de la película Tizoc, donde se interpreta la canción de Chucho Martínez Gil, Pocito de Nacaquinia FOTO: WEB
- en Opinión

Jorge Díaz Bartolomé / ¿Qué relación tiene Coyoacán, Misantla y la película Tizoc?

Pues bien, cuenta la leyenda que “un joven mexica llamado ”Kilajahuat” llegó a la tierra que ahora es Misantla en son de conquista para hacer méritos a un señorío de su padre, pero al llegar quedó asombrado de la belleza de Xanat, una joven princesa totonaca que vivía con sus padres en una aldea del lugar; el joven guerrero quedó enamorado. Por este amor, fracaso en sus conquistas y tuvo que ir a otras regiones para justificar sus méritos, en los campos de batalla murió. Al saber la noticia la joven princesa, soltó en llanto y del torrente de sus lágrimas se formó el pocito de Nacaquinia , manantial que hoy continúa vertiendo sus aguas al amor

El pocito de Nacaquinia fue la inspiración de Chucho Martínez Gil para escribir la canción a su tierra adorada, aunque el compositor nació en Puebla, se crió en Misantla; eran los últimos años de la época de oro del cine mexicano. Una época de grandes directores, como Ismael Rodríguez, quien incluyó la canción en una escena de la película Tizoc, con Pedro Infante y María Félix y que fue filmada precisamente en la plaza la Conchita en Coyoacán, para recrear un pueblo oaxaqueño.

El pocito de Misantla, que en realidad es un nacimiento de agua, forma parte de la cultura de Misantla, tiene dos esculturas, “la doña” y el “ídolo de México” realizadas en bronce para recordar al visitante aquella película mexicana de “amor indio” (aunque no se parecen). El 3 de mayo los misantecos adornan con flores el manantial en una fiesta muy significativa. Registros fotográficos indican que en 1920 la gente ya realizaba el ritual del pocito.

Recientemente visitamos Misantla, fuimos recibidos por el director de la Casa de Cultura, maestro Martin Andrade Arcos, quien nos recibió en su casa con un extraordinario desayuno típico. Más tarde nos dirijamos al sitio arqueológico Los Ídolos, ubicado a tres kilómetros en auto de la cabecera municipal. Recorrimos la ciudad prehispánica conocida como “Chalahuite” con el maestro Sergio Vásquez Zárate, quien lleva muchos años realizando investigaciones en el lugar; tierra pródiga donde prácticamente se dan todos los árboles frutales. Entrado el medio día, conocimos otra ciudad prehispánica conocida como Paxil, su estado de conservación y su estado virgen, con algunas restauraciones en la década de los cuarenta hacen de este sitio un lugar único. Después de una comida tradicional ofrecida por el maestro Andrade, nos dirigimos al centro histórico para conocer la Parroquia de la Asunción, el pequeño parque llamado “Los Ídolos y por supuesto, el legendario pocito de Nacaquinia, donde fuimos bautizados como padrinos con aquella agua cristalina.

Hasta pronto Misantla.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.