Derecho de piso

Rendón
Un comerciante de 17 años de edad fue asesinado a balazos la noche de este jueves 07 de febrero (2019). Los hechos ocurrieron en la calle Francisco Moreno con Lucio Blanco de la colonia Obrero Campesina en la ciudad de Xalapa. El local donde él vendía ropa americana, se ubica a escasos 15 metros del mercado Rendón, a un costado de la concurrida “Plaza Museo” FOTO: FRANCISCO DE LUNA
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / La armonía se quiebra en instantes, se resquebraja y junto con ello llega la confusión.

El sonido de una ráfaga de fuego causa pánico, crea incertidumbre ¡se vuelve un caos! Una conmoción citadina. Nadie sabe o nadie quiere reconocer al ejecutor, aquel que en su infortunio ha creado una bestia de sí mismo, una que no entiende razones y que al cobijo de un arma de fuego se da el valor para hacer el trabajo sucio, el de otros, a los que les corresponde dar la cara, pero sin embargo ¡son cobardes!

Apenas despunta el día y las noticias vislumbran un panorama inequívoco de hostilidad y consecuencias diabólicas, lo que no es de Dios. Las maquinaciones protervas son extremas, infames, escapan a la cordura y se recrean entre lenguas de fuego, entre sombras malignas y ruines.

En pleno mes del amor y de la amistad la ciudad se tiñe de rojo. ¿Cómo contar las historias sin percibir un sentimiento de tristeza? Inusitados sucesos que manchan el rostro de nuestra ciudad que poco a poco ha ido transformándose y convirtiéndose en rehén de unos cuantos.

Infortunios que se quedan en los anales de una historia que se ve lejana que cambie, al menos por ahora; está situada, ha sido allanada por la delincuencia.

Ya no somos vulnerables a las flechas de cupido, el amor poco a poco ha ido desapareciendo, al menos no en el que esto escribe.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.