Joven gasta sus últimos pesos en encuentro con sexoservidora, pero ella resultó ser hombre

Lo que sería un rato placentero resultó ser el peor momento para un sujeto que, necesitado de caricias, salió en busca de una acompañante a cambio de dinero. Y es que, después de buscar en internet un servicio sexual a bajo costo, el joven de 28 años acudió a una casa de citas de Tlalpan, Ciudad de México, y se llevó la sorpresa de su vida. En una especie de pasarela, él creyó haber elegido a la más guapa.

Sus primeras pláticas con Paola fueron sobre el costo de los servicios que había solicitado por un rato de pasión; estaba dispuesto a gastar sus últimos 500 pesos en un momento que lo hiciera sentir importante, querido y necesitado por alguien que le brindaba compañía solo por dinero en efectivo.

Entraron a la habitación de un hotel, donde las caricias y los besos de lengua comenzaban a subir de tono. Al arrancarle la ropa, vio un bulto en la entrepierna de Paola que parecía anormal, por lo que quitó también la ropa interior y se topó con que ella tenía pene. El sujeto, asustado, forcejeó para salir del lugar y denunciar a la policía -una patrulla estaba cerca- que había sido engañado y  víctima de abuso sexual, cuando los hechos realmente no fueron así, lo único que logró exhibir fueron sus desesperadas acciones por calentura.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.