¡Para reflexionar!

Reflexionar
Bienvenida FOTO: WEB
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / Zaqueo, “corto de estatura”, mientras estaba en una multitud se subió a una higuera porque deseaba ver “quién era Jesús”. Y esto es precisamente lo que en pleno siglo XXI desean muchas personas marginadas en el fondo de su corazón. Quieren ver quién es Jesús de verdad.

¿Y a quién dirige su mirada Jesús? ¿A alguna de las autoridades religiosas como las que aparecen en la prensa oficial y ceremonias? ¿A alguno de sus discípulos? ¡No! ¡A Zaqueo!. ¿Y qué le dice a Zaqueo? ¿Le dice pecador? ¿Le grita maldito cobrador de impuestos? ¡No!. Más bien, Jesús se invita a su casa, en lo que es un signo público de acogida hacia alguien que es rechazado.

Yo estoy convencido de que Jesús no se invitaría hoy a ninguna casa de esos que tanto hablan de moral y tradiciones, ni de los que se creen íntegros y señalan con el dedo, ni de los que se creen tener familias y vidas modelos, ni de los rectos, ni de los que discriminan por razones de cultura, orientación sexual, raza o clase.

Jesús, se iría feliz a la casa de los segregados, apestados , desfavorecidos y menospreciados de nuestra modernidad.

Señor Jesús, bienvenido seas a mi casa.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.