Otoño que huele a añoranza

Otoño
Otoño FOTO: WEB
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / El viento se torna misterioso, se vuelve intruso entre pavesas que han quedado esparcidas en la nada.  En los intrínsecos recovecos de la mente que añora y evoca al recuerdo. Subo al pináculo, me monto en la cúspide y rememoro. Me cuelgo de la resplandeciente esfera celeste y tomo los recuerdos, los hojeo como lo hacía en mi niñez detrás de las páginas de escritores de la talla de Dostoievski, Dickens y Flaubert.

No hace frio, la centelleante llovizna que cae apenas si se siente, es ligera, tal como mis preocupaciones. Se siente la incertidumbre que cobija en resguardos únicos de relampagueantes epopeyas que se quedaron grabadas para siempre. Las desempolvo y vuelven al ataque, cual grupillos de avispas que se avizoran en el consenso inequívoco de un enjambre enardecido por su miel.

Es el preámbulo de lo que viene, huele a flor de cempasúchil y moco de pavo, entre veladoras que aguardan las llegadas de los que nos antecedieron y dejaron un humo blanquecino de nostalgia y melancolía, otros más; de lágrimas y risas que se dibujan entre dulces de jamoncillo y calabaza.

Huele a vida suspendida en los limbos del sentimiento, entre los límites de lo terrenal y lo divino. Entre corazón y consciencia. Ambiente que huele a recuerdos, tantos faltan a mi lado; reviso el álbum familiar y sonrío nuevamente. ¡Cuántas ausencias!, vivencias que se apoderan de mis letras y las comparto.

Me conciencian y hacen de su presencia un magnifico jolgorio y breve pero emotivo homenaje. Falta poco, los suspiros llegan, los recuerdos se van; pero siempre vivirán en este corazón que no se cansa de latir…

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.