El ñero Cuauhtémoc Blanco saca el cobre y se siente el moderno Prometeo

Cuauhtémoc Blanco FOTO: WEB

No tiene la culpa el indio si no quien lo hace compadre. Después de la postura del futbolista hecho gobernador, los dirigentes de Morena deberán aprender la lección. No se pude pedir sensatez y sabiduría a un ñero. No se puede pedir raciocinio a un sujeto que se conduce por sus intereses y sus intestinos. Ya en la literatura, la escritora inglesa Mary Shelley en su novela Frankenstein o el moderno Prometeo, nos da una descripción de cómo un hombre hecho de retazos mortuorios puede llegar a atentar contra sus creadores.

El futbolista es popular, es muy conocido, sin embargo, no tiene ningún antecedente de honorabilidad y de fuerte arraigo axiológico. Es conocido por “tirarle el perro” a cualquier fémina de buenas formas, pero dentro de su currículo no encontrará rasgos de sapiencia o sabiduría.

El Gobernador de Morelos por voluntad ciudadana ha comenzado a sacar el cobre. Su mirada lo delata, ha perdido el piso, se siente intocable y se vuelve retador. Pero como lo dijimos al principio, el sujeto no es el único culpable, en parte el propio presidente electo tiene algo de culpa.

Se tomó a la ligera la postulación de sujetos que no tienen nada que hacer en la política, ahí está #LadyChampagne, que al saberse ganadora, agarró el pedo como cualquier ñeris. Ojalá y estos desplantes de Cuauhtémoc Blanco, al querer comprar diputados morenistas, sirva de lección a Morena y le piensen dos veces antes de postular a cualquier hijo de vecino.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.