Descanse en paz Nueva Alianza; ¡abran las botellas de champagne!

Alianza
Lápida en honor a Partido Nueva Alianza (Panal) FOTO: ESPECIAL

Ni lápida y epitafio, es más ni un rosario le dedicaron. Como si fuera una dama de compañía que se dedica al oficio más antiguo del mundo, y que nada más se aprovechan de ella, así fue la existencia del brazo político del SNTE. Finalmente, la autoridad correspondiente le brindó el requiescat al partido turquesa. Los dirigentes del partido turquesa, apostaron mal, se dieron a desear de más y se les pasó el carro. Es más, aunque lo hubieran deseado, a los dirigentes, el Gobierno Federal, los tenían bien agarrado de los tenates.

Por eso, Luis Castro Obregón andaba ofreciendo al partido como como dama de compañía. Sin embargo, el único que le guiñó el ojo y le levantó la falda fue el PRI, el partido más repudiado del país. Esa relación con el tricolor finalmente lo llevó a la tumba. Hoy Nueva Alianza no sólo pierde el registro como ente político, pierde la confianza de miles de electores que le depositaron el voto.

Por cierto, dicen que la venganza es un plato que se come frío, y los maestros disfrutaron el platillo, dándole la espalda a un partido que, por debajo de la mesa, apoyó la Reforma Educativa. Hoy, el partido turquesa ya no existe, sólo le podemos decir como se les dice a los muertos: no te olvidaremos, vivirás en nuestro corazón. Por cierto, unos lloran por tristeza y otros por los centavos que dejarán de recibir.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.