El “blindaje” de Yunes

Yunes
Xalapa,Ver. El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares encabezó este día la instalación del Comité Coordinador del Sistema Anticorrupción de Veracruz FOTO:MIGUEL ÁNGEL CARMONA/FOTOVER
- en Opinión

Filiberto Vargas Rodríguez / 

Prefacio.

Sonaba extraño que en la ya declarada lucha por el liderazgo del PAN a nivel nacional, se haya hablado de legisladores, de gobernadores, de figuras relevantes del panismo, pero nadie hubiera hecho referencia al mandatario estatal de Veracruz. *** Al parecer la derrota lo dejó pasmado, pero ya Miguel Ángel Yunes Linares está reaccionando y empieza a enviar señales. *** Lo escribe el periodista Enrique Aranda en Excélsior: “Tan revueltas andan las cosas en Acción Nacional que, cerca ya del inicio de la puja por la dirigencia nacional, no falta quien afirme que “a manera de pago por el apoyo (¿económico?) otorgado durante la campaña presidencial, el cuestionadísimo gobernador de Veracruz está exigiendo ahora al anayismo asegurar la Secretaría General a su hijo, el fracasado aspirante a sucederlo, Miguel Ángel Yunes Márquez, ChikyYunes para sus paisanos”. *** El candidato derrotado no ha vuelto a su tierra, pero con seguridad está en contacto con su padre y diseñan ya lo que será su “plan B” en el ámbito político. *** Quienes conocen al padre suponen que le habrá recprdado a su primogénito que él mismo tropezó varias veces antes de alcanzar la gubernatura, porque nunca se rindió. *** En el 2004, en la interna del PRI, fue superado por Fidel Herrera. Seis años después consiguió ser candidato por el PAN, pero fue derrotado por Javier Duarte, y lo volvió a intentar en el 2010, para por fin conseguir una versión reducida (de dos años) del gobierno estatal. *** La lección se llama perseverancia. A ver si su hijo la aprendió.

* * *

– ¡Yo no soy Duarte! ¡A mi no me meten a la cárcel! ¡Yo sí sé cómo blindarme!

Una vez repuesto del mazazo que recibió tras la derrota de su hijo en la sucesión estatal, Miguel Ángel Yunes Linares ha dedicado gran parte de su tiempo a diseñar los diques que habrán de contener la ofensiva –jurídica y mediática- que espera del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Le apuesta a tres recios defensas: Edel Álvarez Peña, Presidente del Tribunal Superior de Justicia, unido al gobernador no sólo por su amistad, sino por complicidad; Jorge Winckler Ortiz, titular de la Fiscalía General del Estado, su creación, ciego seguidor de sus enseñanza, y Marcos Even Torres Zamudio, el espurio fiscal anticorrupción.

Entiende, sin embargo, que si pretende que sean ellos los que lo protejan, lo primero que tiene que hacer es fortalecerlos, dotarlos de las armas con las que se encargarán de defenderlo.

Este fin de semana Jorge Winckler se dedicó a hacer los ajustes a su estructura, con lo que estará listo en el momento de la embestida en su contra. Movió fiscales regionales, cubrió el hueco dejado por Even Torres (que antes de ser impuesto como fiscal anticorrupción tenía el cargo de “visitador general”, algo así como “vice-fiscal general”) y reforzó el área administrativa de la Fiscalía, uno de los puntos débiles de su gestión, pues ya se tiene pleno conocimiento del crecimiento desmezurado de su patrimonio.

Even Torres ya fue presentado formalmente como fiscal anticorrupción y trabaja en el diseño de esa área, con la incorporación de personal de su entera confianza, capaz de construir carpetas de investigación “a modo”.

Edel Álvarez necesita que le sean aprobadas sus propuestas (que son de él, aunque quien las presente sea el gobernador) para ocupar las 12 plazas de magistrados que están vacantes.

El Presidente del Poder Judicial es elegido por el pleno, y el pleno está integrado por el propio Presidente del Tribunal y por los presidentes de cada una de sus Salas (a excepción de la de Responsabilidad Juvenil). Sabe que ante el inminente cambio del gobierno estatal, muchos de los que lo apoyaron hace dos años ya estarán poniendo su voto al servicio de Cuitláhuac García, lo que representa el riesgo de que ni siquiera concluya su período de tres años.

Es curioso que con tanta insistencia Yunes Linares recuerde que “él no es Duarte”. Hace dos años el entonces gobernador de Veracruz (hoy en la cárcel) se sentía seguro. Tenía a Luis Ángel Bravo en la Fiscalía General del Estado, y a Alberto Sosa en el Poder Judicial. Intentó imponer a su propio fiscal anticorrupción, pero el gobierno federal lo impidió, pues pretendía anticiparse al diseño del Sistema Nacional Anticorrupción y aprovechar los vacíos legales que eran patentes en ese momento.

Primero cayó Sosa, luego Bravo. El blindaje de Javier Duarte se hizo polvo.

Lo mismo va a suceder con los actuales. Ya el expediente de Winckler está listo, Even Torres perderá su cargo en tribunales, y Edel Álvarez caerá frente a la “cargada” de magistrados a favor del gobernador de Morena.

Afirma Yunes Linares que no es Duarte, pero… ¡cómo se le parece!

* * *

Epílogo.

Entre los ajustes que realizó Jorge Winckler a la estructura de la FGE, llama la atención el nombramiento de Martha Lidia Pérez Gumercindo como Fiscal de Investigaciones Ministeriales. El movimiento se dio justo una semana después de que circulara en redes sociales una carta -supuestamente escrita por fiscales de Córdoba y Xalapa- en la que acusan de diversas irregularidades a los fiscales regionales de Xalapa (José Alfredo Gómez Reyes) y de Córdoba (Martha Lidia Pérez Gumercindo). “Hay expedientes donde nos obligan a fabricar delitos en contra de sujetos detenidos por Ministeriales y Seguridad Pública”, menciona entre otras cosas la misiva, dirigida al gobernador, al fiscal general y al fiscal anticorrupción. *** El sábado, eementos del Ejército Mexicano se enfrentaron a huachicoleros en Santa Ana Xalmimilulco, perteneciente al municipio de Huejotzingo, en el estado de Puebla. En estos hechos habría resultado herido y capturado el líder huachicolero Ángel Villegas, quien ya había sido detenido en marzo pero fue liberado. Tras los hechos, gente encapuchada cerró la autopista México-Puebla. Villegas fue detenido hace unos meses, cuando se encontró en su domicilio un tigre, seis equipos de radio comunicación, drogas, armas, cartuchos, dispositivos que impedían la geolocalización de celulares y un papel con la leyenda de “Cártel Jalisco Nueva Generación Puebla”. En esta ocasión, elementos del Ejército lo sorprendieron junto con varios sujetos más, extrayendo combustible. Al verse sitiados comenzaron a disparar. Los uniformados repelieron la agresión. Esta banda opera también en Veracruz, en la zona de Orizaba. *** Desde el pasado viernes está internado en el hospital Ángeles de Xalapa Ranulfo Márquez, quien fuera delegado federal de Sedesol y en el pasado proceso electoral participó en el equipo de campaña de Pepe Yunes. “Tonicho”, como es conocido, sufrió la obstrucción de un par de arterias, por lo que fue sometido a una angioplastía. Los reportes son de que la operación fue exitosa. Ojalá se recupere pronto.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.