Javier Duarte se encuentra más solo que nunca y de pasar muchos años bajo la sombra

Javier
Javier "N" FOTO: WEB

No se necesita ser experto en le derecho penal para saber que una acusación por desaparición forzada no es cualquier cosa. Varios de los funcionarios de la administración anterior, entre ellos el exfiscal y el anterior encargado de Seguridad Pública, han hecho del Penal de Pacho Viejo su morada al ser acusados por ese delito.

Es un delito que es considerado por el derecho internacional como un crimen de lesa humanidad, un delito que no prescribe tan fácilmente. Por qué cree usted que el exgobernador Javier Duarte insiste en conseguir un amparo federal contra esta acusación tan seria. Ya en una ocasión posterior lo intentó, para ser precisos hace dos meses, y no lo logró.

Hoy vuelve hacerlo y, seguramente, obtendrá la misma respuesta. Se recordará que su esposa y su suegra han buscado ampararse contra acusaciones de enriquecimiento ilícito y otros delitos que la Fiscalía General del Estado de Veracruz les ha imputado. Algunos analistas pensaron que, al caso de Javier Duarte se le pudo haber dado un uso político durante el periodo electoral. Sin embargo, no fue así. Javier Duarte está al abandono de su propia suerte.

Sus antiguos amigos de partido se encuentran curándose sus propias heridas después del primero de julio. Su esposa se encuentra exiliada en Europa y su familia carga con el ostracismo de sus fechorías. El soberbio Javier Duarte no es ni la sombra de lo que fue. No cabe duda que la cama de un hospital y la cárcel acaban con el hombre.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.