Hablemos de literatura

Literatura
Portada del libro Cartas de los Perdidos FOTO: WEB
- en Opinión

Édgar Landa Hernández / La lectura inicia con un encabezado inusual, y dice así:

Hay una foto que no me puedo sacar de la cabeza.
Una niñita con un vestido floreado grita en la oscuridad.
Se ve sangre por todos lados: en sus mejillas,
En el vestido en gotas que salpican el suelo.

Y así da inicio la novela llamada “cartas a los perdidos” de la escritora Brigid Kemmerer.

“Cartas a los perdidos”, más allá de un relato de sucesos que vive la protagonista junto con otro personaje llamado declan, es una serie de vivencias realistas que te atrapa desde un inicio prosiguiendo a devorar las líneas que se presentan a lo largo de esta prosa, algunas veces poéticas, dejando un halo de misticismo.

La historia se basa en la vida de dos personajes opuestos entre si, Juliet y Declan.
Juliet es una bella joven que hace unos meses perdió a su madre en un espeluznante accidente. La madre, fotógrafa de profesión viajaba alrededor del mundo cubriendo zonas de guerra y causas muy importantes.

Por esta razón, Juliet la idolatra y no la ve muy seguido, pero tienen una forma de comunicación: las cartas. De ahí el título de esta magnífica obra literaria. A pesar de que cuando pueden se comunican por vídeo-llamadas o mensajes, ambas son aficionadas a las cartas. Cuando su madre muere, Juliet sigue escribiéndole cartas y llevándolas al cementerio en donde pasa largas horas.

Sabe que su madre no le va a responder, pero es la forma que encontró para seguir “comunicándose” con ella. Un día, una de las cartas que deja es respondida. A pesar de sentir indignación porque alguien violó su privacidad, se ve atrapada en la interacción que se crea con quien sea que responda sus cartas. No le conoce, pero siente que lo entiende, y que él la entiende a ella.

Declan Murphy es un chico bastante problemático. Un día no aguanta más y choca la camioneta de su padre. Por esta razón, la jueza lo condenó a trabajo comunitario, y le tocó ayudar al encargado del cementerio. Esto no es que le haga mucha gracia, pero prefiere eso a estar en su casa con su madre y su padrastro. Cierto día encuentra una carta en una de las lápidas y decide leerla. Sin pensarlo, le responde, y antes de darse cuenta, están escribiéndose con la chica que deja las cartas de forma anónima.

Declan también está roto, también perdió a alguien, y también siente que la chica misteriosa es la única que lo entiende. ¿Qué pasará al final entre estas dos personas? ¿Podrán ayudarse o ambos terminarán destrozados por las pérdidas que los aquejan?

Cartas a los desconocidos es una historia de intriga, de amor, es una forma de reencuentro, es una historia única que ahonda en el sufrimiento de cada uno, en la recuperación y en cómo a veces las personas menos pensadas son quienes en realidad nos ayudan.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.