Réquiem para la mal llamada Reforma Educativa

Enrique Peña Nieto promulgando la Reforma Educativa FOTO: WEB

La Reforma Educativa de Peña Nieto se engendró en el 2013, con la ayuda de la tecnocracia y de la elite política mexicana (Partidos Políticos, Mexicanos Primero, el Consejo Coordinador Empresarial, Televisa), así como de las recomendaciones de la OCDE. Este conjunto de actores, determinaron que el único culpable de la baja calidad educativa en el país, sin duda, era el maestro. Por esa razón, consideraron, que el docente tenía que ser era evaluado. Una evaluación que permitiera conocer la preparación docente y, a su vez, como una eficaz medida de control.

Resulta curioso que ahora que el candidato de Morena ha propuesto su cancelación, salten los líderes sindicales magisteriales para solicitar una verdadera revisión a fondo. Después de cinco años de incertidumbre laboral y de orfandad sindical, el secretario general del SNTE, a toro pasado, sale a pedir y abogar por el magisterio. Esta acción es vista por los maestros como un verdadero recordatorio maternal.

Desde el 2013, los maestros señalaron que la mal llamada Reforma Educativa lesionaba los derechos laborales y que, mediante ésta, se trataba de controlar política y laboralmente al magisterio. Hoy el tiempo le ha concedido razón al magisterio disidente y, por cierto, esta pesadilla pronto pudiera terminar, siempre y cuando gane «ya sabes quién».

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.