De nahuales, brujos, chamanes…

Nahuales
Rito de limpian en Catemaco por la celebración del primer viernes de marzo FOTO: NT ZACATECAS
- en Opinión

Arturo Reyes Isidoro / En nuestro Estado, de muchos contrastes, en noviembre pasado hubo un caso que me llamó poderosamente la atención: en el poblado Michapan, municipio de Acayucan, pobladores católicos trataron de linchar a una mujer y su hijo menor de edad a los que acusaron de ser nahuales.

En el fondo se trataba de un problema religioso, ya que las víctimas eran de la Iglesia evangélica Pentecostés, cuyas prácticas, lógicamente, difieren de las de la Iglesia católica. Así que los acusaron de realizar ritos satánicos. Como antecedente, meses antes, en marzo los pobladores habían intentado quemar el templo pentecostés acusando a su pastor de realizar también ritos satánicos. Los acosados salvaron la vida porque llegaron a tiempo policías navales que evitaron un acto propio de los que practicaba la Santa Inquisición en la Edad Media.

En pleno siglo XXI, pues, de la era digital, el oscurantismo en Veracruz en toda su expresión. La ignorancia, el fanatismo, en un Estado (por eso escribo de muchos contrastes) con una universidad emblemática, la de Veracruz, cuyo lema es “Arte, Ciencia, Luz”, pero también con muchas otras tanto públicas como privadas, que, sin embargo, no son suficientes para acabar con este tipo de creencias muy arraigadas en el pueblo mexicano.

Pero si por un lado son un signo de oscurantismo, también son una muestra viva de que no se han perdido creencias y tradiciones de nuestras raíces indígenas, de nuestro pasado prehispánico.

En matadornetwork.com me encontré lo siguiente con respecto a los nahuales:

México tiene una gran tradición de chamanes, hechiceros y curanderos, también conocidos como nahuales (o naguales). Todos los pueblos y ciudades de nuestro país tienen al menos un nahual.

La palabra náhuatl para nahual es nahualli, que significa ‘lo que es mi vestidura o piel’ y se refiere a la habilidad del nahual de transformarse en una criatura mitad hombre, mitad animal (tecolote, jaguar, águila, coyote).

Para los pueblos prehispánicos, el nahualli era uno de los hechiceros llamados tla tlacatecolotl, u ‘hombres búhos’, lo cual indica que solo aparecían de noche”.

Más adelante: “Ellos creían que si un hombre puede llegar a conocer su espíritu primitivo o nahual, entonces lo podía usar para curar a la gente y practicar la magia. Muchos dibujos primitivos en viejas cuevas muestran a personas como hombres-lobo.

En la cosmovisión mexica los nahuales eran protegidos por Tezcatlipoca, el Señor de la noche. La leyenda contaba que un nahual podía desprenderse de su piel y transformarse en una de estas criaturas.

El nahual deja su forma humana por un tiempo determinado, para adquirir la de un animal elegido. Existen varias versiones de cómo se logra esta metamorfosis.

–Una asegura que el brujo simplemente desaparece y se encarna en el animal, a voluntad. El chamán afirma ser capaz de incorporar su conciencia al cuerpo de un animal ya existente. Sea de una forma u otra, hay una afinidad psíquica, una especie de parentela del alma entre el chamán y el animal en el que se transforma, como si se tratara de un avatar.

–Otra dice que ‘se fragmenta’, para lo cual se desprende, de modo deliberado, de parte de su cuerpo (los ojos, las piernas, un brazo o, incluso, los intestinos). De este modo, si se quiere acabar con un Nahual el mejor método es seguirle y observar donde realiza su transformación, robarle la parte del cuerpo de la que se desprendió ya que de este modo le será imposible volver a su forma original y al amanecer morirá.

–Otra más afirma que el cuerpo dormido del brujo permanece en su casa, mientras su espíritu vaga en la figura de animal. En este caso, para evitar que alguien toque su cuerpo dormido, el nagual debe dar siete volteretas”.

A mis padres, originarios de Acayucan, les inculcaron muchas de estas creencias y, a su vez, nos las trataron de infundir. Ellos no hablaban de nahuales sino de chaneques, que, nos decían, si no provocaban mal al menos hacían travesuras, en especial a los niños. Creo que de ahí viene la pulserita roja de hilo para ponérsela en la muñeca al bebé a fin de que no le hagan el “mal de ojo”, o el “ojo de pescado”, una semilla para colgarla en el pecho del niño. En fin.

Pero en una simbiosis me imagino que producto del encuentro entre el conquistador que nos impuso la religión católica y los ritos y creencias de los indígenas prehispánicos, algo se pegó al catolicismo porque, por ejemplo, cada que visito El Santuario en Otatitlán, en el corazón del Papaloapan, frente al Cristo Negro los fieles creyentes todos sin excepción (me incluyo; en algo o en alguien tiene uno que creer) se hacen una “limpia” por todo el cuerpo con albahaca, buscando el milagro para la cura de males o la protección de la persona.

Esto lo quise traer ahora ante el primer viernes de marzo, el considerado día mayor de la brujería, pasado mañana, cuando un gran sector del pueblo veracruzano (muchos políticos incluidos) creyentes de ello irán a Catemaco a  darse una “limpia” con los brujos, chamanes o curanderos del lugar, o en su propia comunidad harán su ritual en el que crean, o se pondrán los calzones al revés como medida de protección para rechazar todo mal.

De la vigencia y utilidad de la creencia habla una anécdota que alguna vez narré en este espacio. Un abogado litigante, originario de un pueblo del sur de Veracruz, ante la resistencia de un inquilino a desalojar una casa no obstante que ya había perdido un pleito legal, optó por un recurso efectivo: una noche ordenó degollar una gallina, pintarla con spray de negro y la mandó a colgar en la puerta del que no se quería salir. Santo remedio. Ante un acto considerado de brujería no se resistió más y desalojó enseguida.

Usted lector, usted lectora, ¿cree en ello? ¿En qué le gustaría convertirse si pudiera hacerlo?

Que Yoani exagera

Acerca del comentario que publiqué ayer sobre la bloguera, periodista y filóloga cubana, Yoani Sánchez, me escribió el lector Andoni Arretxe Donde. Esto es lo que dice:

No soy más papista que el (Santo) Papa, pero eso de los racionamientos en Cuba, según Yoani, de la especie Solanum tuberoso (papa o batata), suena un tanto amarillista, ridículo y falso. Procuro ir y regresar cada año a Camagüey a pasar unas semanas en casa de unos parientes de ascendencia gallego-canaria. Sí hay limitaciones, como aquí mismo las tenemos, pero voy allá en búsqueda de encontrar otras realidades, como vivir a ras de piso, oír y bailar muy buena música, hacer caminata y senderismo, asolearme en la playa, admirar y charlar con hermosísimas e inteligentes personas, etc., etc. Vivir unas semanas con sencillez. ¿Cuantas veces han comido langosta 99 millones de mexicanos? Sabe usted y sus lectores que, de acuerdo a la  ONU, ocupa el lugar 67 en el mundo con el mejor Indice de Desarrollo Humano y el 5° entre los latinoamericanos (en 2015 ocupaba el 3°) y en 2006, según la ONU y la WWF, era el único país en el mundo que cumplía con los dos criterios multifactoriales del Desarrollo Sostenible: Desarrollo Humano Alto (0.8) y Huella Ecológica Sostenible (Huella Mayor a 1.8ha/p). Quizá sea por la limitación con las papas que los cubanos son ejemplares solidarios en materia de salud y deporte, dos características que sin buena y diversificada alimentación no lo alcanzarían. 

En nuestro país, el consumo de papas (eso sí, más modernas o sea industrializadas en bolsas), asociado a bebidas embotelladas, nos han permitido ocupar 1°s y 2°s lugares en obesidad, diabetes y ridículos lugares en competencias deportivas. Y en nuestro estado, ocupamos el orgulloso 1er lugar por consumo en despensas de la leche más cara del mundo $20.50/lt (más cara que la Sta Clara al menudeo en anaquel en Superama). ¡Gracias por su atención, un saludo!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.